Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Transubstanciación: ¿Cuándo el pan deja de ser pan?

EUCHARYSTIA

Shutterstock

Ks. Michał Lubowicki - publicado el 20/03/24

Sabemos que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Eucaristía. Pero, ¿podemos explicar cómo y el momento preciso en que esto ocurre?


Un profesor de metafísica uso una escena la película Astérix y Obélix: Misión Cleopatra para explicar lo que pasa con el pan y el vino en el momento de la transubstanciación.

Se refería a la escena en la que los obreros que trabajan en la construcción del palacio de la reina de Egipto, apoyados por los valientes galos y su druida, escuchan la siguiente advertencia:

“¡Cuidado: en la obra se está distribuyendo una falsa bebida mágica! Parece una bebida mágica, huele como una bebida mágica, sabe como una bebida mágica, ¡pero está hecha de colinabos!”

Pues algo parecido ocurre durante la Misa. En algún momento, el pan y el vino siguen pareciendo, oliendo y sabiendo a pan y vino, pero a pesar de conservar todas esas características de pan y vino, ya no son ello, sino el Cuerpo y la Sangre del Señor.

¿Qué es la transubstanciación?

La palabra “transubstanciación” es una traducción literal de la latina “transsubstantiatio”. Ambas indican la esencia del milagro eucarístico, es decir, un cambio de esencia o sustancia. En la metafísica clásica (la ciencia del ser), cada cosa tiene una sustancia (esencia) y unos accidentes (cualidades).

A nuestro alrededor, observamos que las cosas cambian sus accidentes, mientras que la sustancia sigue siendo la misma. Por ejemplo, Catalina de joven era una pelirroja esbelta y ahora es una anciana corpulenta y canosa, pero sigue siendo la misma Catalina.

Un coche era una impresionante y reluciente “flecha roja” nueva y ahora, pasados los años, es un auto oxidado que apenas rueda por una carretera recta, pero sigue siendo el mismo coche. Los accidentes cambian, la esencia sigue siendo la misma.

Mientras tanto, ocurre exactamente lo contrario con el pan y el vino en la Misa. Gracias a la acción del Espíritu Santo, los accidentes siguen siendo los mismos, mientras que la esencia (es decir, la sustancia) cambia. Había pan, ahora hay Cuerpo, aunque con el olor, el sabor, el aspecto y la textura del pan. Del mismo modo, el vino se convierte en Sangre, conservando todas las características del vino.

Y por eso hablamos de milagro, porque “normalmente” no ocurre algo así, de modo que cambia la esencia de una cosa, no sus características.

Catholic Mass, Consecration

¿Cuándo el pan se convierte en Carne y el vino en Sangre?

Paradójicamente, sin embargo, es más fácil explicar en qué consiste el milagro de la transubstanciación que precisar el momento exacto en que se produce. Los teólogos nunca han precisado definitivamente con exactitud “cada segundo” el momento en que, sobre el altar, el pan deja de ser pan y el vino deja de ser vino.

Aquí hay que distinguir dos momentos importantes: la oración epiclética y las palabras de transubstanciación del relato de la institución de la Eucaristía tomado de la Escritura.

La epíclesis (CIC 1353) es la oración en la que invocamos el poder del Espíritu Santo para que Él mismo transforme los dones ofrecidos en el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Por ejemplo:

“Santifica estos dones con la fuerza de tu Espíritu, para que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo”.

Algunos quieren ver el momento de la transubstanciación cuando el sacerdote hace la señal de la cruz sobre las ofrendas. Sin embargo, el gesto propiamente epiclético no es la señal de la cruz, sino la extensión de las manos sobre los dones.

Además, en la Primera Plegaria Eucarística, por ejemplo (que fue la única en Occidente durante siglos), la señal de la cruz sobre los dones y la epíclesis están muy separadas.

Otros, en cambio, creen que la consagración solo tiene lugar cuando se pronuncian las palabras “Tomad y comed… Tomad y bebed…”.

En Occidente, normalmente se ha hecho hincapié en el momento de recordar las palabras de Cristo. Pero la Iglesia de Oriente conoce ritos en los que no se pronuncian estas palabras y, sin embargo, se produce la transubstanciación. Por ello, Oriente concede más importancia a la oración epistolar.

Esto se aprecia incluso en el propio orden de la liturgia. Mientras que en Occidente la epíclesis va primero y da la impresión de ser un preludio a las palabras del relato del establecimiento, en Oriente suele situarse solo después de ellas y constituye su “culminación”.

No hay ni habrá resolución final. El Espíritu Santo no puede ser “tomado de la mano”.

Transfórmate en Su Cuerpo

En este contexto, muchos liturgistas subrayan que, de hecho, es toda la plegaria eucarística, y no solo sus momentos seleccionados, lo que es consagratorio. Lo que es aún más interesante -y algo a lo que rara vez prestamos atención- es que el mismo Espíritu Santo cuyo poder y acción invocamos sobre el pan y el vino ya es invocado sobre nosotros en un momento.

Se trata -también contenida en la plegaria eucarística- de la llamada epíclesis de Comunión. En ella pedimos “que el Espíritu Santo nos una a todos al recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo”.

Así como el vino y el pan se han transformado en Él, así nosotros -los participantes en la Eucaristía– debemos transformarnos en Su Cuerpo, unidos y siendo Su Presencia más verdadera. Sin esto, nuestra participación en la Eucaristía quedaría incompleta, y recibir a Jesús en comunión seguiría siendo un signo vacío.

Tags:
cuerpoeucaristiamisasangre de Cristo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.