Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Un salmo por Mariupol y oración por las personas devastadas

Mariupol en guerra

Vladys Creator | Shuterstock

Patricia Navas - publicado el 01/04/24

Cuando todo ha desaparecido y ya no quedan avenidas por las que pasear, agendas por llenar o aliento para seguir en Mariupol, Dios permanece

La ciudad ucraniana de Mariupol (ciudad de María) fue devastada entre febrero y mayo del 2022. Organizaciones de derechos humanos y periodistas investigaron a fondo lo que ocurrió y, dos años después, han mostrado con detalle el sufrimiento que causó allí la guerra.

20 días en Mariupol, ganador del Premio Pulitzer y del Óscar al mejor documental, permite mirar los rostros, los edificios bombardeados, la destrucción de la próspera ciudad portuaria.

Miles de personas murieron y quedaron heridas. Cientos de miles permanecieron atrapadas sin servicios básicos varias semanas.

El ejército ruso bombardeó edificios de viviendas, hospitales, refugios,… Un exhaustivo informe de las organizaciones Human Rights Watch, Truth Hounds y SITU Research denuncia crímenes de guerra.

Actualmente, los residentes de Mariupol tienen que obtener pasaportes rusos para pedir algunos empleos y prestaciones. Los escolares siguen un plan de estudio ruso. 

Según el informe, las autoridades rusas están eliminando los marcadores de la identidad ucraniana y cambiando nombres de calles. También están construyendo nuevos edificios de apartamentos.

Porque Mariupol quedó destrozada. Como tantas ciudades, como tantas víctimas de la violencia. 

Piedad

La Iglesia invita a mirar su sufrimiento, asumido por Jesucristo azotado, humillado y ejecutado. Puedes identificarte con los que sufren y rezar por ellos el salmo 123

Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros,
que estamos hartos de tanto desprecio;
estamos hartos de las burlas de los ricos
y del desprecio de los orgullosos.

El sacrificio de Jesucristo aporta luz a todas las ciudades y personas devastadas, y confianza en que la injusticia y el dolor pueden dar paso a la resurrección y la salvación.

Cuando todo ha desaparecido, y ya no quedan avenidas por las que pasear, agendas que llenar o aliento para seguir, Dios permanece, como expresa la siguiente oración de la escritora Teresa Sancho: 

Oración

Yo te contemplo, Jesús 

Tú dijiste sí al Padre bebiendo aquel cáliz de infinito dolor. 

Al sufrir soy una sola cosa contigo. 

Sobran las palabras. 

Solo el corazón late contigo al unísono 

y no quiere saber nada de triunfos efímeros ni de gloria vana.

Mi única ansia en el cuerpo y en el alma es consolarte, 

Jesús, Rey de mi corazón y de mi existencia entera. 

Nada he preferido a Ti. 

Jamás he considerado un tesoro algo que no fueras Tú. 

Yo no sé lo que mi vida te dio, pero

nunca he amado a nadie como a Ti.

Porque tu noble corazón traspasado 

arranca de mi alma estímulos de entrega y donación 

completamente desinteresados.

Porque hace ya un tiempo me enseñaste 

que ahí, en ese morir de mi ser está tu Ser.

Y yo no quiero más que ser en Ti, adorable y magnánimo Jesús.

Tags:
guerraoraciónSalmosucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.