Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 19 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Las tres “batallas” que hay que librar a la hora de acostarse

child-traying-to-go-to-sleep

Lysenko Andrii | Shutterstock

Aline Iaschine - publicado el 25/03/24

Falta de disciplina, ansiedad, enfado... he aquí tres obstáculos que pueden impedirte conciliar el sueño plácidamente y sentirte descansado al día siguiente

Aunque los especialistas recomiendan dormir entre 7 y 9 horas por noche, no siempre se logra este objetivo, provocando una serie de batallas para lograrlo. Sin embargo, respetar este tiempo mínimo de sueño nos ayuda a recuperar nuestras capacidades físicas, psíquicas e intelectuales, mejorar nuestra salud y nuestra memoria y reducir el estrés. Así que es fundamental que analices los factores que afectan a tu calidad de sueño y retrases la hora de acostarte, para que puedas deshacerte de ellos y ¡conseguir por fin el sueño que necesitas!

1
FALTA DE DISCIPLINA

Si te levantas de la cama cansado por la mañana, aunque acabes de despertarte, es probable que no estés respetando plenamente tu necesidad de sueño. Mientras que algunas personas duermen poco, otras necesitan dormir más para sentirse realmente descansadas. Sin embargo, no es fácil establecer un horario de sueño y cumplirlo cada noche.

La tentación de seguir leyendo tu libro, viendo tu serie favorita o haciendo scroll en Instagram suele ser muy poderosa, pero al día siguiente, el cansancio y la falta de eficacia son más fuertes.

La solución sería, entonces, tener una sana disciplina y no retrasar inexorablemente la hora de acostarse. Bien lo dicen las Sagradas Escrituras: “Aférrate a la disciplina, no aflojes, vela por ella: es tu vida” (Pb 4,13), y también nos recuerdan: “En vano… retrasas la hora de tu descanso… Dios sacia a su amado cuando duerme” (Sal 126,2).

2
ANSIEDAD

Al acostarnos, a veces repasamos los acontecimientos del día y nos dejamos abrumar por los remordimientos y los reproches. “Tendría que haber dicho esto” o “no tendría que haber dicho aquello”, o nos agobiamos por el estrés de todas las cosas que hay que hacer al día siguiente. Pero para conciliar el sueño, la serenidad es esencial.

La Biblia lo recomienda: “Cuando te vayas a dormir, no estés ansioso; una vez dormido, tu sueño será dulce. No tienes nada que temer” (Pb 3, 24-25). Para relajarte, nada mejor que despejar la mente: si quieres, haz una lista de las cosas de las que tienes que ocuparte al día siguiente, pero luego ponte en presencia de Dios y confíale todo lo que te preocupa y pesa en tu corazón. Él te inundará con su paz y te dará un sueño tranquilo.

3
ira

Después de un día agotador, es fácil enfadarse con los hijos o discutir con la pareja. Sin embargo, esto puede resultar molesto para el resto de la noche y dificultar conciliar el sueño. Aunque sea más fácil dejarse llevar por el enfado, en realidad es esencial reconciliarse rápidamente para restablecer la paz en la familia.

No guardar rencor o amargura te ayudará a conciliar el sueño más rápidamente y en paz, dejándote a ti y a los tuyos con el corazón más ligero. Así que, cuando te invada la ira, recuerda las sabias palabras de san Pablo apóstol de los Efesios: “¡Que no se ponga el sol sobre tu cólera!” (Ef 4,26).

5 consejos de una psiquiatra para dormir bien

Tags:
ansiedadbatallasdescansonoche
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.