Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Cómo san Francisco de Asís llevó a Cristo a un antiguo musulmán

DJAMEL GUESMI

Pascal Gély

Djamel Guesmi.

Cécile Séveirac - publicado el 25/03/24

Djamel Guesmi sufrió fracaso escolar, estancias en comisarías y prostitución masculina. Una obra sobre la vida de san Francisco de Asís le cambió la vida

Djamel eligió a Cristo tras conocer por casualidad al “Poverello”, san Francisco de Asís, en una obra de teatro. Este actor y director -ahora también fundador de una compañía teatral- ha recorrido un largo camino, según cuenta él mismo. “Me siento como si hubiera recibido un milagro”, cuenta a Aleteia. Salvado milagrosamente de la soledad, el abandono y la exclusión: sí, Djamel ha recibido un milagro. Es la prueba viviente de que la fe salva.

Una infancia difícil

Nacido en Viena en 1959, de padres argelinos huidos de la guerra de independencia, Djamel Guesmi creció en el seno de una familia musulmana discretamente practicante.

“Mis padres no me impusieron nada. Eran personas de fe, pero no trataron de imponernos ningún tipo de camisa de fuerza”, recuerda Djamel con emoción.

A medida que crecía, el pequeño luchaba contra sus dificultades académicas. Elegido para un curso de formación profesional en sexto curso, le costaba expresarse y sufría de tartamudeo. No sabía leer ni escribir, y nunca se graduó. El sentimiento de fracaso que se apoderó de él nunca le abandonó, un grito interior que describe como “consternación silenciosa”.

De adolescente, Djamel iba de una comisaría de policía a otra, acusado de actos de los que afirmaba ser inocente: robo con allanamiento de morada, robo de una cartera, abuso sexual en grupo de una joven… Recibió una pena de prisión suspendida por los dos primeros delitos, pero no fue condenado por el tercero.

Huyendo de casa

A los 16 años, pasó un punto de no retorno. El joven decidió dejarlo todo y partió hacia París sin ningún plan. Se marchó sin mirar atrás y sin avisar a su familia, que lo dio por desaparecido. “Había llegado a tal callejón sin salida, que huir era mi única salvación”, explica. “No tenía vínculos sociales ni perspectivas profesionales. Estaba solo. Pero sé que una mano protectora ya trabajaba a mi favor en aquel momento, aunque yo aún no lo supiera”.

Djamel intentó labrarse un camino en el bullicio de París, pero se vio arrastrado por el tortuoso camino de la prostitución masculina. Las drogas eran habituales en ese ambiente. Aunque no consiguió evitar lo primero, un profundo impulso interior le impidió caer en la drogadicción.

“Cuando me ofrecieron heroína, me dije: ‘Si la toco, me muero’. Y el rostro de mi padre se me apareció durante una fracción de segundo. Di un paso atrás. Esta saludable contención me demostró que seguía siendo consciente del bien y del mal a pesar de la terrible experiencia”.

Salvado por el “Poverello” de Cristo

Entraba a menudo en las iglesias, y se quedaba allí, a veces mucho tiempo. “Encontraba allí una dulzura inexplicable”, dice, con la voz repentinamente quebrada. “No entendía a Cristo, no veía la conexión entre esta serenidad y la Cruz. Pero ¡qué dulce era!”

Tras siete años de una sucesión de trabajos esporádicos, Djamel entró por la puerta de un curso de interpretación en una escuela dirigida por el actor y director francés Jean-Laurent Cochet. “Tenía en mente la idea de hacer algo en público. No estoy seguro de qué me trajo aquí”, sonríe Djamel. “Era un mundo totalmente ajeno, y aún me costaba mucho hablar y leer”.

El joven se puso a aprender francés en serio, anotando las palabras que no entendía, cogiendo un diccionario y aprendiéndoselas de memoria. “El teatro me curó de la sensación de estar amurallado en vida”, dice Djamel. Su tartamudeo desapareció y su habla se liberó.

Deseoso de entender las referencias al cristianismo que abundan en la literatura francesa, Djamel leyó los Evangelios. Y entonces, un día, tuvo una revelación.

Descubrimiento de “El Pobrecito”

A los 24 años, Djamel descubrió la obra de Jacques Copeau Le Petit Pauvre (“El Pobrecillo”), directamente inspirada en la biografía del santo de Asís escrita por Johannes Jørgensen.

Justo debajo de la superficie, encontré el rostro de Cristo”.

“Las palabras de Francisco eran tan poderosas que me conmovieron de inmediato. Me sentí cerca de él. Me dije: ‘Francisco ha puesto sus pasos en los de Cristo, así que si yo pongo mis pasos en los suyos, también seguiré a Cristo'”. Fue extraordinario para un hombre pequeño como yo, porque era la locura del amor revelada en todo su esplendor”.

Djamel decidió poner en escena la obra, que representó por primera vez en 1988 con su compañía en Vézelay, interpretando el papel de Francisco. Dos años más tarde, la representó para el Papa Juan Pablo II, acompañado por el “padrino” de su compañía, el padre Pierre.

djamel guesmi, jean Paul II, théâtre
Djamel Guesmi (junto a Juan Pablo II) y sus compañeros se reunieron con el Papa en 1990

Tras un largo viaje, Djamel fue finalmente bautizado en 1997. “El bautismo es un sentimiento de renovación. Lo que ha sido, ha sido, pero lo más importante es lo que es y lo que será. La oración, las enseñanzas de Cristo, los sacramentos: Lo he recibido todo con mi cuerpo, mi corazón y mi alma”, atestigua Djamel.

“Todo lo que he experimentado no es más que gracia. En los Evangelios, Cristo dice a menudo: ‘Vete, tu fe te ha salvado’. Yo que he sufrido, yo que he pecado, mi fe me salva. No sé de dónde viene, y sé que es frágil. Pero está ahí, y Cristo lo sabe”.

Tags:
conversionsan Francisco de Asístestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.