Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Mantener un sano equilibrio de espíritu y cuerpo, como Jesús

ESPERANCE-HOMME-LUMIERE-shutterstock_2187889817

Shutterstock I KieferPix

Aleksander Bańka - publicado el 22/03/24

Jesús dijo a sus discípulos que "se alejaran y descansaran un poco" cuando estaban cansados del ministerio. Los extremos son perjudiciales, pero el equilibrio entre cuerpo y espíritu es difícil

Si medimos los errores que cometemos en nuestra vida espiritual por los extremos en los que caemos, hay dos a los que debemos prestar atención: el hedonismo o el espiritualismo excesivo, para poder seguir el verdadero ejemplo de equilibrio que nos dio Jesús.

Hedonismo

party-whit-friends

El hedonismo significa centrarse en el placer y situarlo en el centro de la vida. No significa necesariamente centrarse explícitamente en el cuerpo, aunque de hecho son los placeres corporales los que, en última instancia, constituyen su propósito y significado.

No es raro que construyamos nuestro bienestar centrándonos en los deseos y pasiones corporales que nos controlan, que no necesariamente están relacionados con la esfera sexual. A veces son simplemente deseos de bienes diversos, comodidades sensuales o experiencias emocionales agradables.

Tales deseos, en sí mismos, no son malos. El problema comienza cuando empiezan a regir nuestra vida espiritual, la dominan y la subordinan. En tal situación, la espiritualidad se reduce a una especie de tapadera, una forma de justificación de las tendencias que reducen la felicidad al bienestar físico y miden la calidad de nuestra relación con Dios según la medida de nuestro bienestar. San Pablo llama a esto vivir “en la carne”.

Espiritismo

En el lado opuesto está el error del espiritualismo excesivo. Aquí, a su vez, las necesidades y deseos del cuerpo son fuertemente marginados e incluso suprimidos en favor del reino del espíritu. Percibimos el cuerpo humano como un obstáculo para nuestra relación con Dios. Como mínimo, consideramos que no participa en ella de manera significativa.

Como resultado, en lugar de construir una unidad armoniosa entre el espíritu y el cuerpo, caemos en un fuerte dualismo que separa ambos órdenes. Identificamos el cuerpo con el mal y el pecado, y el espíritu con lo que es bueno, puro y bendito.

Se trata, por supuesto, de un error que se parece más a la herejía del gnosticismo que a una sana espiritualidad cristiana. Entonces, ¿cómo podemos encontrar el justo equilibrio entre estos dos extremos y configurar adecuadamente nuestra vida espiritual?

Cuidar de nosotros mismos

Mężczyzna stoi na szczycie wzgórza z szeroko rozpostartymi rękoma

En cierto modo, la respuesta nos la dio el propio Jesús. Viendo el cansancio de sus discípulos al volver de un intenso ministerio, “les dijo: ‘Venid vosotros solos a un lugar desierto y descansad un poco’. Porque eran muchos los que iban y venían, y no tenían tiempo ni para comer” (Mc 6, 31).

La palabra griega ἀναπαύσασθε (anapausasthe), que el evangelista san Marcos emplea en el texto, significa no solo “descansar”, sino también -y quizá lo más importante- “reclinaros”, “refrescaros”.

Así pues, quiere decir que el tipo de descanso que nos aportará será alimento y “frescura” espiritual. Jesús se refiere al cuidado apropiado de las necesidades y deseos del cuerpo de una manera que no lo vuelva contra el reino espiritual, sino que lo ponga bajo su guía de nuevo, con mayor energía.

Porque hay un sabio principio en juego. Cada ser humano es una unidad de cuerpo y espíritu, y estos dos aspectos se condicionan mutuamente. Por lo tanto, no podemos excluir nuestro cuerpo en beneficio de nuestro espíritu, ni dar tanta prioridad a sus necesidades que las dominen.

Descansar y cuidar nuestro cuerpo sirve de “refresco” y “alimento”, para que, como persona íntegra, podamos llevar a cabo nuestra misión y vocación a la felicidad en sabia armonía entre espíritu y cuerpo. En última instancia, el concepto cristiano de ascetismo consiste precisamente en esa armonía. Y, por tanto, parte integrante de ella debe ser también la capacidad de descansar.

Tags:
bienestarespiritualidadJesús
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.