Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

La mujer que se encarga de ayudar a los cristianos perseguidos del mundo

SLOVAKIA

Aid to the Church in Need

John Burger - publicado el 19/03/24

Regina Lynch, nacida en Irlanda del Norte, empezó en la fundación pontificia cuando el comunismo estaba en declive. Ahora los cristianos se enfrentan a una nueva cruz...

La principal fuente de persecución de la Iglesia ha cambiado en las últimas décadas, pero la respuesta de los cristianos bajo presión ha permanecido constante, afirma la nueva mujer presidenta ejecutiva de la organización caritativa católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).

Regina Lynch se convirtió en una de las primeras mujeres al frente de una fundación pontificia al ser nombrada presidenta ejecutiva el pasado mes de junio. Ahora supervisa el trabajo de ACN Internacional y su red de 23 oficinas nacionales.

Empezó a trabajar con la fundación cuando su fundador, el padre Werenfried van Straaten, aún vivía. Su visión era ayudar a los católicos desplazados tras la Segunda Guerra Mundial, cuando la destrucción generalizada incluyó la pérdida de iglesias en Europa Occidental.

Pero la organización pronto se vio llamada a responder a un nuevo reto.

Una revelación para un joven irlandés

Cuando en septiembre de 1980 Lynch empezó a trabajar como secretaria en la sede de ACN, en Königstein im Taunus, Alemania, “fue el principio del fin del comunismo”.

“Los primeros testigos empezaron a llegar” a Occidente, dijo en una entrevista a Aleteia: “Obispos, sacerdotes que habían estado en los gulags, que habían sido encarcelados en régimen de aislamiento por trabajar en la clandestinidad. Me abrió los ojos”.

ACN respondió intentando apoyar a la Iglesia perseguida tras el Telón de Acero.

Lynch admitió que, aunque había sido católica practicante en su Irlanda del Norte natal, donde su familia “vivía entre la casa del cura y la iglesia”, su vida de fe no iba mucho más allá de la Misa dominical.

No era realmente consciente de que en la actualidad hubiera gente dispuesta a morir y a sufrir prisión por su fe”, recuerda.

Sentía deseos de volver a casa, pero cada vez que estaba a punto de dimitir, ACN le ofrecía un puesto más alto. La pusieron al frente de proyectos para África, y su primer viaje al continente consistió en paradas en Guinea, Benín y Ghana.

“En aquella época, en la década de 1980, había toda una oleada de marxismo en África”, cuenta. “Pasamos una semana de gira por Guinea-Conakry, y era la época en que el ahora cardenal [Robert] Sarah [Prefecto jubilado de la Congregación para el Culto Divino] era el joven arzobispo de Conakry. Todos los misioneros habían sido expulsados, y solo quedaban un puñado de sacerdotes y religiosas locales. Ahmed Sékou Touré era el dictador marxista”, y había encarcelado al arzobispo Raymond-Marie Tchidimbo.

Sarah fue nombrado para sucederle a los 34 años, y en la dictadura marxista de Sékou Touré habían puesto precio a su cabeza, dijo Lynch.

“Acabamos de pasar una semana con él, y le escuché hablar de los muchos retos a los que se enfrentó como joven arzobispo, pero también liderando un rebaño en una época de persecución que podría haber acabado con su muerte”, recordó.

Nuevo desafío

En las décadas de 2010 y 2020, el marxismo fue sustituido, en gran medida, por otra amenaza a la que se enfrentan los cristianos.

“Creo que un área de gran preocupación para nosotros hoy en día es el crecimiento de una forma de Islam que es muy radical, donde hay yihadistas”, dijo Lynch, de 66 años, que como directora de proyectos de ACN de 2008 a 2023, fue responsable de seis mil proyectos en más de 140 países.

Citó varios ejemplos concretos del desafío que supone el islam radical para la Iglesia: la gran disminución del número de cristianos en Oriente Próximo, o los creyentes que son tratados como parias en lugares como Pakistán, donde muchos son acusados injustamente de blasfemia y donde las niñas son presa de ser secuestradas para casarse con hombres musulmanes mayores.

Aid to the Church in Need Project Director in Lebanon
Regina Lynch con los socios de Ayuda a la Iglesia Necesitada en Líbano.

“Pero donde vemos un crecimiento de este extremismo es en África Occidental”, dijo. “La región del Sahel en África Occidental, empezando por Nigeria, Níger, Malí, Burkina Faso e incluso países como el norte de Benín y Togo, países que quizá nos costaría encontrar en el mapa, pero que constituyen una zona enorme”.

En Nigeria llegan informes de ataques casi semanalmente, y en Burkina Faso hay unos dos millones de desplazados internos.

Sahel Africa region map

Aclaró que algunos de los problemas proceden de bandidos y de quienes buscan lucrar con los secuestros. Y los yihadistas no solo atacan a los cristianos, sino a cualquiera que no comparta su ideología, que se opone a todo lo relacionado con Occidente.

“Y equiparan el cristianismo con Occidente, aunque sabemos que no empezó en Occidente”, dijo. “Pero ciertamente hay, creo, un movimiento anticristiano realmente para expulsar a los cristianos de muchos de estos países”.

La cruz vivificante

Sin embargo, los cristianos que viven en estas condiciones a menudo parecen vivir una vida de fe más fuerte que antes:

“¿No es el misterio de nuestra fe que Dios nos da esta cruz para que la llevemos, pero de alguna manera nos fortalece en nuestra fe? A lo largo de los años he tenido el privilegio de conocer a personas de diferentes países que han demostrado ser realmente fuertes en su fe. … Estas personas no abandonan su fe. Realmente ven a Cristo como su salvación”.

Señaló como ejemplo la diminuta comunidad cristiana de la Franja de Gaza, donde dos millones de palestinos sufren bombardeos desde el ataque de Hamás a Israel el pasado octubre. ACN informó que unos 30 miembros de esa comunidad cristiana han muerto en la guerra. Una religiosa de allí dijo recientemente a Lynch que la comunidad tiene problemas para encontrar alimentos y agua potable.

AID TO THE CHURCH IN NEED'S Regina Lynch IN ALEPPO, SYRIA

Somos muy afortunados de tener una fe en la que, en el sufrimiento de Cristo, en la cruz, aún podemos ver la esperanza de la resurrección”

“Pero siguen adelante en esta Cuaresma, llevando su cruz con cierta alegría y sabiendo que Dios no les abandonará. Creo que somos muy afortunados de tener una fe en la que, en el sufrimiento de Cristo, en la cruz, aún podemos ver la esperanza de la resurrección, de que no todo terminó el Viernes Santo. Y eso es, creo, lo que arrastra a muchos cristianos que sufren terriblemente por su fe”.

Del mismo modo, en Nigeria, los obispos no temen denunciar la persecución y la falta de protección del gobierno.

“La Iglesia permanece junto a su pueblo”, dijo. “Siempre está ahí para ayudar a la gente cuando quizá los gobiernos, los políticos, abandonan completamente a la gente. Se dirigen a la Iglesia y, bueno, hacemos lo que hacemos como cristianos: mostramos el rostro de Cristo; lo mostramos a través de la caridad, de la misericordia. Ayudamos a quien lo necesita”.

Crecimiento futuro

Lynch dijo que espera que ACN siga creciendo, no solo en su ayuda a las comunidades cristianas que luchan por evangelizar, sino también en la defensa que hace la fundación de la Iglesia que sufre.

“Tenemos los dos informes, el Informe sobre Libertad Religiosa y en el año alterno el informe sobre la persecución de los cristianos“, dijo.

“Nos gustaría crecer más y profesionalizarnos aún más en esa labor, y ser una fuente importante para nuestros donantes, para los católicos de todo el mundo, y también, espero, para los responsables de la toma de decisiones en los gobiernos, para que dispongan de información fiable y bien investigada sobre lo que les ocurre a los cristianos en países que están lejos y donde la gente no tiene voz”.

Y añadió: “Y creo que también somos muy buenos observando los signos de los tiempos y lo que ocurre en la Iglesia en todo el mundo, y que podemos estar preparados para reaccionar rápidamente ante situaciones; como cuando el ISIS invadió las aldeas cristianas [en el norte de Irak], estuvimos allí tres, cuatro días después de que los refugiados, los desplazados llegaran a Erbil. Pudimos reaccionar muy rápidamente”.

“Y nuestra respuesta a la guerra en Ucrania: Estábamos en el punto de partida porque sabíamos por nuestros socios, nuestros obispos, que iba a suceder y cómo habían planeado acudir en ayuda de la gente. Así que también pudimos reaccionar muy rápidamente”.

Lynch dijo: “Me siento muy privilegiada; a lo largo del camino he conocido a personas que me han desafiado en mi fe y me han abierto los ojos realmente ante el hecho de hasta qué extremos está dispuesta a llegar la gente para no rechazar su fe, para no rendirse ni darse por vencida”.

Tags:
cristianos perseguidosguerraiglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.