Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Aprender a rezar con Benedicto XVI: “Hablar con Dios como un amigo, como Moisés”

moise

piosi / Shutterstock

Moïse et les Tables de la Loi.

Jean-Michel Castaing - publicado el 15/03/24

Moisés tenía fe en la fidelidad de Dios, lo defendía ante los hombres y rezaba por el bien de su pueblo. La lección de Benedicto XVI: hablar a Dios como amigo


Moisés es más famoso como libertador del pueblo hebreo, al que sacó de Egipto hacia la Tierra Prometida, pero también como legislador: recibió de Dios las tablas de la Ley. Pero no fueron estas dos identidades de libertador y legislador en las que se centró Benedicto XVI en su audiencia con Moisés el 1 de junio de 2011, sino más bien en la de hombre de oración. El libertador de Israel fue, en efecto, un destacado orante. Hay tres razones principales que explican esta característica de su personalidad, razones que pueden inspirarnos como cristianos.

La oración nace de la amistad con Dios

Primera razón: Moisés vivió en la intimidad de Dios. Al comienzo de su audiencia, Benedicto XVI nos recuerda el versículo del libro del Éxodo: “Dios habló a Moisés cara a cara, como un hombre habla a un amigo” (Ex 33,11). Esta familiaridad con el Señor le daba el impulso para hablarle, rezarle y confiarle los deseos del pueblo a su cargo. Este versículo es muy instructivo para nosotros porque ilustra esta importante verdad: orar a Dios exige cultivar una relación continua y cada vez más íntima con Él.

El amor del Dios fiel

La segunda razón por la que Moisés era un hombre de oración es su amor a Dios. A este respecto, Benedicto XVI recuerda brevemente las circunstancias del pecado del pueblo en el episodio del Becerro de oro: los fugitivos prefirieron un ídolo visible al Dios invisible del Sinaí. Ante esta incoherencia y este deseo de menospreciar el misterio divino cambiando la gloria por la imagen de un rumiante, Dios amenazó a su pueblo. Fue entonces cuando Moisés intervino, declarando a Dios: “¿Por qué, Señor, se enciende tu ira contra tu pueblo, al que sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de decir los egipcios: ‘Él los sacó de la maldad, para destruirlos en los montes y borrarlos de la faz de la tierra’?” (Ex 32, 11-12).

En este llamamiento, la oración de Moisés se convierte en abogada de la fidelidad de Dios. Moisés le recuerda que fue Él quien, con su bondad, sacó a Israel de la casa de la esclavitud. “La súplica de Moisés está totalmente centrada en la fidelidad y la gracia del Señor”, dice Benedicto XVI. Como si, en su oración, Moisés recordara a Dios quién es Él. Moisés está preocupado por la reputación de Dios entre los demás pueblos.

Así pues, esta oración, que apela a Dios contra su propio deseo divino (abandonar a su pueblo), solo puede surgir de un profundo amor a Dios por parte de Moisés, un amor que a su vez está vinculado a un conocimiento íntimo de la misericordia divina, tal como Moisés la experimentó durante el viaje de salida de Egipto. Una vez más, ¡qué lección para nosotros! Porque rezar es también ocuparse de los asuntos del Señor. ¿No comienza el “Padre nuestro” pidiéndonos que santifiquemos el nombre divino?

Moisés reza en solidaridad con su pueblo

Por último, la tercera característica de la oración de Moisés es su amor por el pueblo del que es líder. Tras el pecado del Becerro de Oro, intercede ante Dios y le pide perdón. En la misma línea, Moisés pide la curación de Miriam, enferma de lepra por haber hablado mal de su hermano (Nm 12, 9-13).

Benedicto XVI subraya hasta qué punto Moisés es solidario con su pueblo, hasta el punto de renunciar a la perspectiva de convertirse en un nuevo pueblo que sustituya a Israel. Subraya también la dimensión crística de Moisés, que prefiere identificarse con el pueblo y sufrir la misma suerte que él antes que convertirse en semilla de otro pueblo. “Si no, por favor, bórrame del libro que has escrito” (Ex 32, 32), dijo a Dios. Cristo tendrá la misma actitud en el Calvario.

Benedicto XVI afirma que la oración de Jesús expresa no sólo su solidaridad con los hombres, sino sobre todo su identificación con nosotros, hasta el punto de hacerse pecado por nosotros (2 Co 5,21): “Cristo nos lleva a todos en su cuerpo”, dice el Papa.

La solidaridad de Moisés con su pueblo es un modelo para nuestra oración. En los grupos de oración, no es raro que el tiempo de adoración vaya seguido de un momento en el que los participantes imploran la misericordia de Dios en favor de personas que conocen y que se encuentran en dificultades. De este modo, repiten lo que hizo Moisés en el desierto del Sinaí, por ejemplo, cuando intercedió en favor de las víctimas de las serpientes ardientes (Num 21, 4-9). En esta audiencia general, Benedicto XVI ha recordado con razón que Moisés no fue sólo un liberador político y un legislador, sino también un hombre de oración en el que podemos inspirarnos para dirigirnos a Dios.

20 frases de santos sobre la importancia de la oración:

Este artículo es parte de una serie, el artículo anterior puedes leerlo aquí.

Tags:
año de la oraciónbenedicto xvioración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.