Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Balance: los ucranianos evalúan su futuro tras dos años de guerra

Lighting candles in Ukrainian church

ROMAN PILIPEY | AFP

John Burger - publicado el 28/02/24

Soportando constantes ataques aéreos, personas muertas o desaparecidas e iglesias suprimidas, el pueblo de Ucrania mantiene su capacidad de resistencia

A finales de enero, un destacado dirigente político europeo expresó sus dudas de que la capital ucraniana estuviera acosada por la guerra. “No hay guerra en Kiev”, afirmó el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico. Según él, la vida en la ciudad era “absolutamente normal”.

Cuando un reportero preguntó a líderes católicos en una reciente rueda de prensa patrocinada por Ayuda a la Iglesia Necesitada qué opinaban de la actitud de Fico, uno respondió: “Vengan y lo verán”.

“La capital de Ucrania es el objetivo número uno de los bombardeos masivos con misiles y cohetes”, afirmó Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk, cabeza y padre de la Iglesia greco-católica ucraniana.

Aunque las fuerzas armadas ucranianas expulsaron a Rusia de Kiev y sus alrededores al principio de la invasión, que cumple ya dos años, Moscú sigue lanzando misiles y aviones teledirigidos contra la capital con regularidad. La mayoría son repelidos por los sistemas de defensa antiaérea, pero algunos siguen causando daños y se cobran vidas.

El arzobispo Visvaldas Kulbokas, que como nuncio papal en Ucrania vive en Kiev, señaló que la residencia y la catedral del arzobispo mayor de la Iglesia católica ucraniana -Su Beatitud Sviatoslav- sufrieron daños por los recientes ataques aéreos, aunque nadie resultó herido.

“Los vi con mis ojos y en vídeos”, dijo el arzobispo Kulbokas. “Y ocurre con mucha frecuencia que durante la Santa Misa oímos misiles o drones que pasan por encima”.

“Si los oímos”, añadió, “ya es una buena señal, porque cuando un dron o especialmente un misil llega a la casa de uno, … es demasiado tarde para oírlo”.

Ucrania sigue luchando por defender su integridad territorial y su independencia, dos años después de que el Presidente ruso Vladimir Putin lanzara una “operación militar especial” el 24 de febrero de 2022. Rusia ocupa casi una quinta parte del territorio de la nación, incluida Crimea, que Moscú se anexionó en 2014, y parte de la región oriental de Donbás. Pero Ucrania ha recuperado la mitad del territorio que las fuerzas rusas tomaron en 2022.

En entrevistas con Aleteia y en entornos como la conferencia de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que se celebró el 14 de febrero, los católicos ucranianos y otras personas hablaron sobre la situación actual, cómo la están afrontando y cómo se sienten sobre el futuro de la guerra y una posible victoria o acuerdo de paz.

Un pueblo herido

Polska pomoc Ukrainie przez dwa lata wojny

Gran parte de la charla se centró en lo herida que está Ucrania como nación y en los esfuerzos humanitarios que se están llevando a cabo.

El arzobispo Kulbokas, nacido en la República Socialista Soviética de Lituania, dijo que conoce personalmente a familias que viven cerca de la nunciatura en Kiev y que han perdido a miembros, no durante los ataques con misiles y drones, sino después, por el impacto en su salud.

“A veces sus casas resultan dañadas y luego, durante seis o siete semanas, están traumatizados y algunos de ellos mueren a causa de infartos, cinco o seis días después”, dijo. “Todos los médicos insisten en que las tasas de cáncer y de trastornos inmunitarios y cardiopatías han aumentado mucho, mucho”.

En otra entrevista, la presidenta de Cáritas Ucrania, Tetiana Stawnychy, dijo que hay una “intensidad en los ataques con misiles y aviones no tripulados que se producen en todo el país, no solo a lo largo de la línea del frente. La crisis humanitaria es intensa. Es solo que se ha vuelto más complicada”.

Stawnychy dijo que Caritas atendió a tres millones de personas en el primer año de la invasión, cuando se centró en la oleada masiva de migración: refugiados que se dirigían a otros países europeos y desplazados internos que buscaban una parte más pacífica de Ucrania. Ahora, la organización ayuda a muchas personas a superar sus traumas, mientras muchas siguen necesitando alimentos básicos, cobijo, higiene y trabajo o educación.

“Naciones Unidas calcula que 14,6 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Eso es el 40% de la población”.

“Tengo muchos colegas y amigos que han perdido a sus familiares en esta guerra”, dijo Yuriy Pidlisnyy, presidente del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Católica Ucraniana de Lviv. “Si alguien desaparece, la gente no tiene información de dónde está porque ya no tiene relación con la persona que desaparece en el frente. Algunos están en cautiverio como prisioneros de guerra. Tengo muchos amigos y colegas afectados de esta manera y, bueno, sufren mucho”.

“Todos los ucranianos tienen a alguien -un pariente o un amigo- que se ha perdido en esta guerra, o que de un modo u otro se ha visto afectado por la guerra”, afirma Yaroslav Hrytsak, historiador que enseña en la Universidad Católica Ucraniana. “Pero dicho esto, tienden a mantenerse unidos”.

Hrytsak, que participa en un nuevo proyecto de historia ucraniana patrocinado por la Fundación Victor Pinchuk, afirmó que cada vez hay más consenso en que la guerra durará mucho tiempo.

“Es una guerra de larga duración, y tenemos que permanecer atentos a ella psicológica y emocionalmente”, declaró a Aleteia.

El arzobispo Kulbokas, nuncio papal, contó que un psicólogo le dijo que una persona que regresa del cautiverio -ya sea un prisionero de guerra o un civil que ha sido tomado como rehén- afirmará estar bien: “‘Estoy bien. He vuelto a la libertad’. Pero cuando empiezas a trabajar con esa persona, descubres que es incapaz de pintar un cuadro porque solo utiliza el color negro. Es incapaz de usar todos los demás colores porque su vida se ha convertido en una mancha negra que lo ocupa todo”, dijo el arzobispo.

Stawnychy también intentó explicar cómo ha afectado el estrés a la población.

“Es duro estar bajo ataque durante dos años. Las sirenas antiaéreas suenan en mitad de la noche; a menudo se interrumpe el sueño; hay explosiones en la ciudad; no se sabe qué está pasando; la gente tiende la mano a sus seres queridos. ¿Estás bien? dijo Stawnychy a Aleteia. “Y esto ocurre en todo el país”.

Dijo que en los últimos meses se ha producido una intensificación de los ataques.

“Después de dos años, por supuesto, eso está cansando [a la gente]”, dijo. “Pero sigue habiendo ganas de vivir. … Hay un trauma que sucede, y la gente se levanta, y luego trabajan en ello, lo arreglan. Reparan las cosas. Siguen adelante”.

Las familias en duelo por la pérdida de seres queridos son una “gran necesidad en estos momentos”, dice Stawnychy. Cáritas está respondiendo a ese y otros problemas, incluidas las heridas físicas y emocionales. “Tenemos estos centros de crisis en la mayoría de nuestros [más de 40] centros, donde tenemos un consejero de crisis, un gestor de casos y tenemos a alguien que presta apoyo psicosocial”, explicó Stawnychy.

“Así, alguien puede acudir a nosotros y le ayudamos a resolver sus problemas. También continuamos con nuestros espacios adaptados a los niños, y los desarrollamos más, para ofrecer más; tenemos terapia artística y otras cosas para los jóvenes”.

“La idea es ayudar a la gente a superar sus traumas y a desarrollar resiliencia y capacidad de afrontamiento”, añadió.

Supresión eclesiástica

Si bien la fe ayuda a las personas a superar las dificultades, parece que los católicos de algunas zonas de Ucrania lo están pasando mal. En algunos de los territorios ocupados por Rusia, especialmente en el Donbás, donde los separatistas apoyados por Rusia comenzaron a luchar hace 10 años, hay informes de severas restricciones a la Iglesia y dificultades para impartir educación.

“En Ucrania oriental y meridional [ocupada], la posibilidad misma [para la Iglesia greco-católica ucraniana] de existir y de estar con nuestro pueblo… es cada vez más difícil hasta el momento en que ya no es posible”, dijo Su Beatitud Sviatoslav. “Ahora mismo no hay ningún sacerdote católico en este lado de Ucrania”.

Stawnychy dijo que en las zonas del sur, como el Melitopol ocupado, a los sacerdotes católicos “se les dijo que se marcharan. Básicamente los detuvieron y los llevaron a la línea del frente y luego les dijeron que cruzaran andando”.

Su Beatitud Sviatoslav añadió que en Donetsk, dividida por una línea del frente que apenas se ha movido en los últimos meses de casi estancamiento, “cuando nuestra gente va a la iglesia a rezar cada domingo sin el sacerdote, hace unas semanas esa iglesia fue tomada y la puerta de la iglesia fue cerrada para la gente”.

Y continúa: “Especialmente en el territorio ocupado de Zaporizhzhia, las autoridades rusas emitieron un decreto especial que prohibía la existencia de la Iglesia greco-católica ucraniana. Confiscaron las propiedades de la iglesia, y a las personas que solían acudir a nuestras iglesias en esa parte de Ucrania, incluso sin la presencia de sus sacerdotes, como ocurrió también en Donetsk, ya no se les permite.”

Así que la gente reza en sus casas y sigue las liturgias por Internet, explicó.

A la pregunta de si es posible que la Iglesia sobreviva en una situación de clandestinidad, como ocurrió entre 1946 y 1989 bajo la Unión Soviética, Sviatoslav dijo no estar seguro. “Si comparamos las posibilidades de sobrevivir al menos como Iglesia en el espacio privado de las personas en la época soviética, probablemente hoy sea muy difícil, porque la gente en el territorio ocupado está realmente bajo el control total de las autoridades rusas”, dijo. “Ya no hay espacio privado, y practicar tu fe católica es cada vez más difícil”.

La educación católica también se ha visto obligada a funcionar de forma furtiva. El arzobispo Kulbokas dijo que sacerdotes y obispos le habían informado del cierre de casi todas las escuelas en las regiones de Kharkiv, Zaporizhzhia, Dnipro y Kherson. En muchos casos, el motivo ha pasado de la pandemia de COVID-19 a la falta de permiso de las autoridades de ocupación.

“Desde hace cuatro años, hay una gran parte del país sin escuelas” con niños presentes, dijo. “Hay algunos niños y niñas que conocen sus escuelas solo por la enseñanza en línea y, en algunas ciudades como en Kharkiv, hay proyectos de construcción de guarderías subterráneas y escuelas subterráneas. Así que a veces nos toca vivir en la clandestinidad, como también las liturgias: las reuniones en algunas iglesias se han celebrado en las iglesias clandestinas durante mucho tiempo”.

Pero los niños de las escuelas clandestinas o en línea tienen al menos la suerte de no encontrarse entre los más de 500 niños ucranianos asesinados desde 2022 o los más de 1.200 heridos. Además, casi 20.000 jóvenes -la mayoría huérfanos- han sido llevados contra su voluntad a Rusia, donde al parecer están siendo reeducados como rusos.

Esta es una de las razones por las que muchos afirman que Rusia está cometiendo un genocidio en Ucrania.

Sviatoslav está de acuerdo en que se está produciendo un genocidio: “Un poder estatal, un gobierno concreto, decidió eliminar la existencia de toda una nación. En Ucrania se mata a la gente porque son ucranianos. Fuimos testigos de una matanza cerca de Kiev, en Bucha. Los soldados rusos preguntaban: “¿Eres ucraniano?”. Y si tu respuesta era afirmativa, te mataban. Tenían una lista de personas que eran profesionales, artistas, incluso deportistas, que portaban cualquier tipo de expresión de la identidad nacional, la cultura de cualquier símbolo nacional, como quizás profesores o poetas, estarías entre los primeros en ser asesinados. Y los asesinatos en masa en Ucrania se están extendiendo cada vez más”.

Sin embargo, los entrevistados se mostraron confiados pero cautos sobre el futuro. Stawnychy señaló que los ucranianos derivan su resistencia en parte de “nuestros vecinos” y “la solidaridad que tenemos de fuera de Ucrania”.

“De este modo, todos los que participan en las tareas de socorro forman parte de esa belleza de la resiliencia, de esa belleza de un acto que da vida a todos los que participan”, afirmó.

La resiliencia también se construye afrontando la realidad, añadió, “y luego respondiendo a ella. Creo que eso es lo que los ucranianos han hecho siempre. Y creo que es lo que están haciendo ahora”.

Tags:
guerralibertad religiosaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.