Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

“Creo que Dios puede curarme, pero se lo dejo a Él”

Andrea Cesar

Fotografija je last Andree Cesar

Urška Kolenc - publicado el 27/02/24

Andrea Cesar alcanzó el éxito y entonces llegó la enfermedad. Ahora tiene un objetivo mucho más ambicioso: poner en práctica las enseñanzas de la vida cristiana

Andrea Cesar, de Eslovenia, es madre de cuatro hijos, bióloga y doctora en protección del medio ambiente. “Me fascina toda la creación. Soy ambiciosa, siempre centrada en un objetivo que quiero alcanzar. No me pongo metas imposibles. Dejo los milagros en manos de Dios. Lo doy todo”, se describe a sí misma con palabras llenas de significado. Ella y su marido están separados, así que ella se ocupa de los niños y del hogar.

“A los 40 años ya había alcanzado todas las metas humanas que me había propuesto. Así que no me arrepiento de nada. Ahora tengo un objetivo mucho más ambicioso: poner en práctica las enseñanzas de la vida cristiana. Estoy en un proceso que depende no solo de mi voluntad, entusiasmo y terquedad, sino sobre todo de la gracia de Dios”.

Andrea Cesar

Hacer el trabajo de tus sueños

Pensionada por discapacidad desde junio de 2022, comenta que tenía un trabajo de ensueño: trabajaba como responsable de control de calidad del agua potable en una empresa municipal de servicios públicos.

“Desde muy pequeña supe que quería ser bióloga y puse todo mi empeño en ello. Era una feroz luchadora por la naturaleza y soñaba con trabajar en un zoológico. Pero se me daba bien el ecologismo, que adopta una visión más amplia, teniendo en cuenta los intereses humanos en la protección de la naturaleza”.

Estuvo cuatro años de baja por enfermedad, uno tras otro. Esperaba volver a trabajar algún día, pero esto no se materializó tras la rehabilitación en Soca, donde le propusieron la jubilación por invalidez.

“Debo reconocer que me sentí mal y no quise despedirme de mis compañeros en persona, así que les escribí una carta. Me apoyaron durante toda la baja, mantuvimos el contacto porque aún tenía mucha información en la cabeza de mi campo de trabajo. Me encantaba mi trabajo, aunque era estresante”.

Dos meses en el hospital

En 2018 sufrió una hemorragia cerebral en una subida ciclista a Celica Cottage. Pensando que solo era deshidratación y dolor de cabeza, los médicos quisieron enviarla a casa. “Como los signos de mi enfermedad empeoraron, me mantuvieron en el hospital, donde me pusieron en coma artificial debido a un hematoma en el cráneo y me trasladaron a la clínica de neurología. Sobreviví a 10 días de coma inducido, neumonía, meningitis y dos derrames cerebrales”, cuenta.

Pasó casi dos meses en el hospital. “Tuve una experiencia muy traumática que todavía me da paz. Como consecuencia del ictus, tengo pérdida del campo visual derecho, ligera parálisis en la pierna y el brazo derechos y problemas de memoria”.

Fue operada de un aneurisma en 2019. Poco después, sintió que la coordinación de las piernas se deterioraba y perdía sensibilidad y equilibrio. Tras nuevas investigaciones, se sometió a otra operación en el verano de 2020.

“La condición empeoró gradualmente. Se realizó una tercera operación. Poco después, ya no era capaz de ponerme de pie”. Los médicos de Eslovenia han agotado todas las opciones de tratamiento para su rara enfermedad. “Desde la primavera de 2021, no puedo usar las piernas, tengo trastornos urinarios y fecales y espasmos musculares”.

“Correr era mi alabanza a Dios”

Reconoce que antes se había creado una imagen en su cabeza de cómo sería estar en una silla de ruedas. “Es más duro porque no sabía que, con el tiempo, el cuerpo pierde vitalidad, envejece, surgen cada vez más problemas, que a veces no basta con tener buena voluntad. Siempre pensé que correría hasta los 90, que iría a competiciones, que disfrutaría corriendo en la naturaleza. En mi madurez, me di cuenta cada vez más del privilegio que era tener un cuerpo sano, poder moverme. Correr era mi alabanza a Dios. Por supuesto, a veces era difícil, no se me daba bien, pero las sensaciones eran únicas. Incluso ahora sueño con ser una persona sana, que camina. Pero no estoy triste ni enfadada porque me haya pasado esto. Me digo a mí misma frases como ‘por qué no’ y ‘puedo soportarlo'”.

Andrea Cesar

Para mantenerse lo más móvil posible, se compró un patín eléctrico, aunque admite que es demasiado lento para ella. “Soy una persona muy rápida. La enfermedad me ha frenado, y mucho, pero sigo levantándome y buscando formas de seguir adelante”. Echa de menos conducir su coche. “Solo tengo derecho a una silla de ruedas ligera y ágil. El mío es realmente un Porsche. Yo digo que es mejor conducir bien que andar mal. A mis hijos les gusta cuando digo que yo conduzco hasta la torre y ellos tienen que caminar”.

“Mientras estás sano, caminando, no ves lo inadecuado que es el entorno para los cochecitos. Para una persona discapacitada, estar preparada para ir a un entorno diferente es crucial. Siempre pregunto si el edificio es accesible para discapacitados o si tienen torres adaptadas. El uso frecuente de una silla de ruedas me limita mucho a la hora de viajar y cuando estoy fuera mucho tiempo”.

Los niños están aún más unidos a ella

Andrea Cesar

Sus problemas de salud también afectaron a sus hijos, que tenían entre cuatro y once años al inicio de su enfermedad. “Al principio no sabían si iba a sobrevivir, nadie hablaba con ellos de cómo se sentían, desarrollaron sentimientos de culpa. Están muy unidos a mí”.

Tras quedarse sola con sus hijos, cree que es aún más importante inculcarles independencia. “Hasta que me concedieron la asistencia personal, los niños asumían una parte importante de las tareas domésticas”. Admite que su enfermedad hace que la maternidad sea aún más estresante, pero que sus hijos le dan mucha alegría.

Su mayor temor es no ser capaz de ayudar a sus hijos si sus vidas estuvieran alguna vez en peligro. “Debido a mis propios problemas de salud, probablemente entre en pánico demasiado rápido y lleve a mi hijo a urgencias o al médico. Tengo muchos miedos, pero intento aceptar la idea de que el peso del día es suficiente. Vivir un día a la vez me resulta extremadamente difícil porque me gusta tenerlo todo bajo control”.

Una vida cotidiana plena

Todas las mañanas se levanta a las cinco, toma su medicación, se entrena tranquilamente y hace ejercicio. Luego despierta a los niños, a los que se une un asistente personal. “No es fácil criar a un niño en presencia de una tercera persona”, se sincera.

Por las mañanas, tiene más tiempo para sí misma, cuando puede lee, crea y escucha música y sus podcasts católicos favoritos. El cerebro de Andrea nunca descansa porque tiene muchas ideas. Sigue dando charlas en colegios sobre ecologismo y quiere convertirse en oradora motivacional.

“Cuando hace buen tiempo, salgo a dar una vuelta en scooter al menos una vez al día durante una hora, lo suficiente para rezar todas las partes del rosario entre medias, es decir, unos cinco kilómetros”. Cabe mencionar que Andrea fabrica sus propios rosarios y pulseras decenario. Muchos de ellos los usa ella misma y otros los vende y dona.

Fotos destacadas de la vida cotidiana de Andrea:

Desde que está en silla de ruedas nota que algunas personas se avergüenzan y prefieren evitarla antes que intercambiar unas palabras con ella.

“Estoy aprendiendo sobre mí misma y sobre los demás, a menudo de forma dolorosa. Durante mucho tiempo no pude aceptar que la gente no me viera con mis ojos, no sintiera lo que yo siento, reaccionara según sus propias experiencias y, por supuesto, me hiciera daño. Soy una persona muy organizada, me gusta tenerlo todo bajo control, en orden, cualquier cambio me despista. No es mi intención ser grosera, explotadora”.

“Mi enfermedad no es respetuosa con el medio ambiente”

Como bióloga, amante de la naturaleza y ecologista, lleva varios años trabajando para reducir los residuos en su hogar. “Mi enfermedad no es respetuosa con el medio ambiente. Necesito algunos utensilios, mucho material de higiene consumible. Me da igual. Si antes estaba muy en contra de todo lo fabricado con productos de plástico, ahora me doy cuenta de que sin plásticos no podríamos fabricar muchos de los dispositivos médicos que los pacientes necesitan desesperadamente. Pero sigo siendo una madre que recuerda a sus hijos que no siempre hay que comprar todos los juguetes nuevos del mercado, que no hay que cambiar de aparato cuando queremos uno nuevo, que hay que ir en bicicleta en vez de en coche, etc.”

Vuelta a la Iglesia

Al volver a casa del hospital estaba muy delgada y tenía mucho miedo de que el ictus se repitiera. Le aconsejaron que acudiera a dos bioenergéticos en su angustia, pero no lograron convencerla con sus explicaciones y acciones. Volvió de nuevo a la Iglesia que antes la había marginado.

Se puso en contacto con el exorcista diocesano y empezó a ir a Misa con más regularidad, se puso en contacto con las hermanas de un monasterio carmelita cercano y recibió un escapulario, rezó por la liberación con el párroco local. Ahora, recibe regularmente la unción de los enfermos y se confiesa. “Me propuse superar el dolor rezando, y todo será más fácil. Entregar el dolor a Dios suena bien, pero en la práctica no siempre sale según ese guion”. Recurre mucho al Espíritu Santo en busca de ayuda.

Leer literatura cristiana es una gran ayuda para su crecimiento espiritual. El libro del autor Boštjan Hari, El amor de Dios perdona y cura, la ha cambiado radicalmente.

Decidí dejar mi enfermedad en manos de la medicina oficial y de Dios. Desde entonces estoy en paz. Creo que Dios puede curarme, pero se lo dejo a Él”.

Dice que es una cristiana exigente y que la Misa dominical sola no le basta. “Me gusta seguir a youtubers católicos, leer la Biblia a diario, hacer novenas a ciertos santos, confesarme y comulgar a menudo. Mi desarrollo espiritual ha avanzado a la velocidad del rayo. Pero eso no significa que ahora sea una supercristiana. No, ahora me doy cuenta de mi pecaminosidad, de mis heridas, de mi personalidad”. También con la ayuda de la psicoterapia.

“No tengo miedo a la muerte, no me aferro a la vida a toda costa, eso se lo dejo a Dios. Espero poder decir como san Pablo: he combatido el buen combate…”, concluye con una lección para todos nosotros.

Tags:
enfermedadfetestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.