Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Suegros intrusivos, ¿qué hacer para una sana convivencia?

family-take-a-dinner

Drazen Zigic | Shutterstock

Morgane Afif - publicado el 26/02/24

Aunque la familia política es un tema recurrente de disputa en las parejas, es imprescindible para el equilibrio de un matrimonio saber encontrar la distancia adecuada con los suegros

¿Qué hacer cuando tus suegros tienden a ser un poco… entrometidos? Seguro que todas las parejas se lo han preguntado alguna vez. Bénédicte Lucereau, autora, conferencista y terapeuta de parejas en Mots Croisés (Normandía), arroja algo de luz sobre el tema para Aleteia.

“La cuestión de los límites y las fronteras es diferente para cada uno, y eso es lo que causa problemas en las parejas. Cuando no tenemos la misma definición de lo que deben ser los límites de nuestra esfera familiar, la idea de invasión es diferente para cada uno”.

Son estas diferencias las que crean un cultivo para el conflicto en la pareja. La experta utiliza el siguiente ejemplo:

“Tomemos el ejemplo de una suegra que se invita a comer todos los domingos en casa de su hijo y su nuera.

Puede que su nuera la acoja de buen grado durante los primeros meses, o incluso los primeros años de su matrimonio, por caridad o benevolencia. Pero esta acogida despreocupada se va haciendo cada vez más pesada con el paso del tiempo.

Ahora bien, si el propio marido vio a su abuela venir a comer a casa todos los domingos cuando era niño, probablemente no vea el problema y no soporte la reticencia de su mujer, que ve como un ataque a su madre”.

mother-in-law- in-the-house

“El amor desajustado mata el amor”

Sin embargo, según Bénédicte Lucereau, hay ciertos criterios objetivos que deben tenerse en cuenta a la hora de adoptar una sana distancia con la familia política, como una flagrante falta de respeto a la intimidad de ambos miembros de la pareja. “Recuerdo a una madre que tenía las llaves del piso de su hijo e iba a menudo a limpiar o a vaciar una máquina, hasta que un día se tomó la libertad de cambiar las cortinas.

Cuando su mujer se opuso, el marido defendió a su madre porque consideraba que había querido complacerles, pero la discusión fue tomada como violencia por su mujer, que no se sintió apoyada. A medida que envejecen, algunos padres no se dan cuenta de que la vida avanza y de que sus propios hijos, ya adultos, abandonan el nido familiar para crear su propia esfera familiar”.

La tentación de los padres es querer retener a sus hijos, dice la terapeuta. Para ello, se emocionan y dicen cosas como: “Oh, si nos quisieras…”. Pero no es una cuestión de respeto o amor, y los padres tienen que aceptar que sus hijos tomen decisiones diferentes a las suyas.

Frente a su madre, “el marido debe elegir siempre a su mujer y ponerla en primer lugar”.

La mejor manera sigue siendo transmitir el mensaje utilizando la comunicación no violenta, empezando por uno mismo: “Me siento invadido cuando veo que…”

“Hay que tener cuidado con las palabras para que los padres puedan entender sin sentirse atacados o excluidos.

Algunos tienen miedo a la soledad o a no ver a sus nietos, y algunos tienen un miedo enfermizo a esto. Hay que decir las cosas claras a los padres o a los suegros y, sobre todo, dejar las cosas claras entre los cónyuges, porque el otro cónyuge puede ser tomado como rehén en un conflicto de lealtades entre sus padres y su marido o mujer”.

Bénédicte Lucereau

Cuando se trata de su madre, “el marido debe elegir siempre a su mujer y ponerla en primer lugar. Si no lo hace, la pareja se encamina directamente hacia graves crisis que podrían minar su durabilidad”. Para reajustarse, la pareja puede distanciarse, visitarla menos a menudo y pasar las vacaciones lejos de sus padres.

Una distancia que debe reajustarse regularmente

discusiones en el matrimonio

Entonces, ¿cómo hablar de ello en pareja sin meter prisa al otro? “A menudo nos equivocamos de papel porque somos el tercero exterior que abre los ojos a nuestra pareja sobre el funcionamiento de su sistema familiar. Siempre debes hablar en tu propio nombre y no acusar a tu marido o mujer de disfunción familiar.

No le culpes a él o ella de la intromisión de la suegra, sino más bien di: ‘No lo soporto’ o ‘No creo que sea bueno para nuestra familia’, asumiendo siempre la responsabilidad de lo que sientes.

Pedir ayuda a la otra persona también es una forma de hacer que se responsabilice del equilibrio familiar: “¿Qué puedes hacer por nuestra familia?”, “¿Qué puedes hacer para protegerme de esta situación o de este agarre que me hace sentir incómoda?”, “¿Puedes hacer algo para que me sienta mejor, para que no me sienta como la mala nuera, para que no me sienta culpable?”. “¿Qué opinas de la frecuencia con la que vemos a tus padres? ¿Y a los míos?” son preguntas que “deberían plantearse una y otra vez como pareja, como algo que se puede discutir y desarrollar con el tiempo”.

Cuando los niños son muy pequeños, nos encanta ver a nuestros padres, pero cuando crecen, los abuelos pueden querer ocupar el lugar de los padres haciendo comentarios sobre la educación de los niños. “Es el momento de reajustar la distancia”.

Por último, recurrir frases como ‘eres injusta al decirme eso’, o acusar a la pareja, no te llevará a ninguna parte. Por tanto, la frecuencia adecuada para ver a los suegros es la que conviene tanto a los cónyuges como a los padres, y hay que reajustarla constantemente.

Tags:
comunicacionfamiliamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.