Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

3 claves para una relación enriquecedora con los pobres

pobres Proyecto Encuentro Acoge

Courtesy of Proyecto Encuentro Acoge

Patricia Navas - publicado el 26/02/24

Voluntarios que salen periódicamente a conversar con personas sin hogar de su barrio comparten lo que ha aprendido en el Proyecto Encuentro Acoge

La relación con las personas más afectadas por la pobreza económica es enriquecedora, más allá de una ayuda con un servicio asistencial. Es lo que aseguran haber aprendido voluntarios del Proyecto Encuentro Acoge.

Su voluntariado consiste en salir periódicamente a conversar con las personas sin hogar que se encuentran por las calles de sus barrios de Madrid, Palma de Mallorca y Barcelona.

A menudo les llevan mantas, algo de comer u otras cosas que constatan que necesitan, pero nunca dinero. “Si no, ya no hay relación, porque puede pasar que entonces la persona solo busque eso”, explica Cristina Singla, voluntaria de Barcelona.

Los voluntarios aseguran que han vivido una transformación en los años que llevan en este voluntariado.

Relación personal

Pobres proyecto encuentro acoge

“Hemos pasado de ver personas en la calle, que a veces esquivábamos o ni reparábamos en ellos, a mirar -explica José, el marido de Cristina-. De la mirada hemos pasado al saludo, a dar la mano y a ver la dignidad de la persona, de un ser humano, de un vecino”.

Este matrimonio ha experimentado que con la relación personal se rompe la barrera y ha constatado que “”as personas sin hogar son igual que nosotros pero viven una situación diferente, de calle”.

La finalidad de este voluntariado “no es solo hablar, encontrarnos, sino también servir de instrumento para que esas personas recuperen la socialización”.

A veces, conversando, los voluntarios aportan alguna información valiosa para los que están durmiendo en la calle, o les orientan en diversos temas, como la salud.

De su experiencia en el Proyecto Encuentro Acoge, Cristina y José ofrecen tres claves para una relación con los pobres que les enriquece mutuamente:

1
generosidad

pobres proyecto encuentro acoge

Se trata de dar tiempo, darse a la persona, verla y vincularse con ella desinteresadamente. 

“A veces creo que hago un voluntariado que me tendrían que agradecer, pero hay que intentar tener un amor más gratuito”, reconoce Cristina.

Y recuerda que sintió pena cuando Antonio, “un hombre muy simpático y agradecido que nos daba siempre una buena acogida”, dejó de dormir en el cajero. “Era el objetivo, y yo me entristecía porque ya no lo encontraríamos… poco a poco me educo en la gratuidad”.

2
respeto

La relación enriquecedora pasa por acompañar a las personas sin forzar situaciones o trámites. 

“Trato de respetar sus procesos”, continúa José, “también si no quieren hablar o las cosas que ofrecemos”.

E insiste en que una persona en situación de calle es como alguien con hogar, con sus vivencias, sus creencias, y no vale cualquier cosa para ella.

El voluntario recuerda el día en que una persona les pidió unas zapatillas de deporte. “Mi primer impulso fue comprarle unas básicas de cualquier tienda de deportes. Y la respuesta fue: no me van bien, necesito que respiren mejor”. 

“La persona sin hogar es alguien que vive una circunstancia, no es que no tenga voluntad o personalidad”, añade.

3
humildad

“A veces podríamos cargarnos de orgullo pensando que somos unos salvadores”, advierte José. Pero él se siente únicamente “un instrumento para que la persona que está en la calle reconstruya su vínculo con la sociedad”.

“Quizás nosotros somos uno de los peldaños que esa persona tiene que subir, pero no los que sacamos ni rescatamos”, continúa. 

Y concluye: “Nosotros tendemos la mano pero no arrancamos a la persona de su estado, es ella la que al final acaba saliendo, ojalá que para siempre, volviendo a vincularse a lo de antes”. 

Tags:
caridadpobrezatestimoniovoluntariado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.