Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 17 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Este santo levantó su mano y detuvo un flujo de lava

hand stopping lava

P Gallery | Yvonne Baur | Composite by Aleteia

Fr. Felice M. Sala CRSP - publicado el 15/02/24

San Francisco Javier Bianchi, apóstol de Nápoles, detuvo milagrosamente una colada de lava tras la erupción del Vesubio y predijo la caída de Napoleón

La mano milagrosa de san Francisco Javier Bianchi (1743-1815), de la orden de los Barnabitas, dotada del poder divino, triunfó sobre el poder destructor del Vesubio. En 1804, el volcán se despertó con la furia de una bestia hambrienta. De mayo a agosto, enormes nubes de humo se elevaron de él. Luego, al atardecer del 22 de noviembre, un terremoto sacudió la tierra con largos y oscuros estruendos. Corrientes de lava cubrieron las colinas alrededor de la ciudad de Torre del Greco.

Detener la lava en nombre de Dios

El P. Francis Bianchi se encontraba en Torre del Greco como huésped de la casa de retiros. Cuando el peligro era mayor, el santo rezó. Se sorprendió al ver a los residentes corriendo de un lado a otro intentando salvar lo que podían. Entonces, salió de su habitación, pidió serenamente a todos que mantuvieran la calma y ordenó que colocaran la imagen de Sor María Francisco de las Cinco Llagas en el tejado.

Subió a la terraza en lo alto de la casa con todas las demás personas, y unió sus manos en oración. Luego, levantó la mano derecha y, en nombre de Dios, ordenó que la lava dejara de fluir. Todos se asombraron al ver que la lava se detenía de inmediato: Torre del Greco estaba a salvo.

Illustration of St. Francis Xavier Bianchi stopping the lava of Vesuvius

En 1805 obró un milagro idéntico en otras dos ocasiones. De nuevo en Torre del Greco, el santo pidió ser conducido al lugar donde fluía la lava. Rezó con toda la gente, levantó la mano en señal de bendición, y el flujo se detuvo y la lava se convirtió en piedra dura.

Entonces se produjo otra erupción y la gente acudió a Portici para pedir ayuda al santo. San Francisco Javier no vaciló. Tomó la imagen de Sor María Francisca de las Cinco Llagas y ordenó a la gente que la colocara frente a la corriente que se aproximaba. Así lo hicieron, y la lava, que ya había llegado a la casa, se detuvo ante la imagen, que estaba colgada de un árbol.

Para conmemorar este milagro, el cardenal Guglielmo Sanfelice mandó construir una capilla en el lugar y la dedicó al santo.

La caída de Napoleón

San Francisco Javier Bianchi también predijo la caída de Napoleón. El 6 de julio de 1809, el Papa Pío VII se vio obligado a abandonar Roma. En aquel momento, San Francisco Javier dijo a sus angustiados amigos: “Debemos considerar todo lo que sucede como un pergamino enrollado en el que están escritos y ocultos los grandes planes de Dios. Aceptemos obedientemente la voluntad de Dios, esperando tiempos mejores”.

Efectivamente, la estrella de la suerte de Napoleón estaba a punto de apagarse, y Dios permitió al santo prever la ruina del emperador. El 14 de septiembre de 1812, Napoleón entró en la ardiente Moscú: estaba cayendo en una trampa. Sin embargo, de París llegó una orden para que todas las capitales europeas cantaran el Te Deum. Cuando el santo se enteró, comentó amargamente: “¡Lo habrían hecho mucho mejor si hubieran cantado el Miserere!”.

En los días siguientes, exclamó a menudo: “¡Qué terrible, qué terrible! Pobres jóvenes!” El 23 de noviembre de 1812 (antes de que comenzara la retirada oficial), aseguró a sus amigos que el ejército francés había sido derrotado e incluso rezó por el tirano.

Bendición

Durante su vida, San Francisco Javier Bianchi, Apóstol de Nápoles, solía bendecir a las personas que se le acercaban con esta característica bendición, con la que ahora nos bendice a nosotros desde el Cielo.

Que Dios nuestro Señor te mire y te bendiga, vuelva hacia ti su divino Rostro, te conceda la paz, te libere del pecado, te haga crecer en su amor y te conceda el gran don de la santa perseverancia final. Amén

Tags:
historiamilagrosantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.