Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

José Sánchez del Río: nadie es santo por sí solo

san José Sánchez del Río joselito

Public domain, via Wikimedia Commons

Majo Frias - publicado el 09/02/24

San José Sánchez del Río, en sus palabras, se ganó el Cielo fácilmente. Murió mártir el 10 de febrero de 1928 y hasta el último momento de su vida mantuvo la convicción de que existía el Cielo. Aleteia entrevistó al matrimonio que ha llevado la historia de este santo por diferentes partes del mundo para conocer más sobre su testimonio

1926. Balas, muertes y persecuciones a caballo. La restricción a las libertades de credo y de conciencia que impuso el gobierno en México hizo que los fieles salieran en defensa de la fe. Al sonido de esta guerra se unió la voz de un joven de casi 15 años que caminaba hacia su tumba gritando “Viva Cristo Rey”. Negándose a apostatar, Joselito murió mártir en la guerra cristera que sacudió a México entre 1926 y 1929, y que causó aproximadamente 250 mil pérdidas humanas. 

Los datos que historiadores y biografías recogen señalan que su infancia fue la de un niño normal. Iba a la escuela y tenía facilidad para hacer amigos y para el tiro con arco. Su familia, de Sahuayo Michoacán, era piadosa y activa en su parroquia.

La fe de los padres fue la base de su santidad

Los valores cristianos y la fe los aprendió en casa. Su madre era estricta y muy seria en todo lo que se refería a la transmisión de la fe. Como comenta para Aleteia Antonio Peláez, autor del libro Mirando al Cielo y escritor y director de la película con el mismo nombre (ambas obras biográficas de san José Sánchez del Río) “detrás de un santo siempre hay una familia; no se llega únicamente por sí solo. Esa devoción, ese acercamiento a Dios, venía de su familia”

Laura Peláez, productora de Mirando al Cielo, asegura que “el desprendimiento y la fe de los papás fue la base para que José llegara a ser santo”. Por ello, los padres dieron su bendición a sus hijos que habían decidido unirse a los cristeros. José, al igual que sus hermanos, quería defender sus creencias pero sus padres se lo negaron por su corta edad. Ante la insistencia del santo y su convicción de que “nunca había sido tan fácil ganarse el Cielo”, sus padres no tuvieron otra alternativa y Joselito se retiró de casa con la bendición de sus papás.

Antonio resalta cómo este ejemplo nos habla, en la época actual, sobre las vocaciones de vida religiosa y sacerdocio en los jóvenes. “Son decisiones muy importantes, tomadas en momentos de intimidad con Dios, en la oración; muchas veces como padres no entendemos ese sentir y ese llamado que los hijos pueden tener para ir a una vocación sacerdotal o una vida religiosa y creo que es muy importante apoyarlos”. 

Añade que el beneficio de apoyar el llamado vocacional de un hijo es para toda la Iglesia, pero para la familia, los frutos son inmensos. Por ello, la vida de san José Sánchez del Río nos enseña que “es importante siempre apoyar el llamado de Dios a los hijos”.

JOSELITO
Te puede interesar:Una estatua para Joselito

“Resígnate a la voluntad de Dios, yo muero muy contento”

san José Sánchez del Río joselito

Teniendo la aprobación de sus padres, José aún tenía que convencer al jefe de los cristeros, quien también se negó a su solicitud en primera instancia; pero José no se detuvo, insistió y se ofreció como asistente. En el campamento, Joselito motivaba el rezo diario del rosario y alegraba al resto de sus compañeros, quienes lo apodaron Tarcisio.

El 6 de febrero de 1928 fue tomado preso por las tropas del gobierno después de que, en combate, cedió su caballo a su general para salvarle la vida. Desde la cárcel, antes de su muerte, escribió a su mamá:

“Fui hecho prisionero en combate este día, creo en los momentos actuales voy a morir, pero nada importa mamá. Resígnate a la voluntad de Dios, yo muero muy contento porque muero en la raya al lado de Nuestro Señor. No te apures por mi muerte, que es lo que me mortifica; antes diles a mis otros hermanos que sigan el ejemplo del más chico y tú has la voluntad de Dios. Ten valor y mándame la bendición juntamente con la de mi padre. Salúdame a todos por última vez y tú recibe por último el corazón de tu hijo que tanto te quiere y verte antes de morir deseaba”.

A las 11 de la noche del 10 de febrero José Sánchez del Rió caminó hacia el cementerio con las plantas de los pies desolladas. Aún en el dolor, José no renegó de su fe. Ya de pie frente a su tumba, y sin sucumbir ante quienes lo invitaban a apostatar -entre ellos su padrino de bautismo- gritó por última vez “Viva Cristo Rey”, “Viva la Virgen de Guadalupe”.

José fue declarado santo por el Papa Francisco el 16 de octubre de 2016 y su vida es uno de los muchos testimonios de mexicanos aportando a la transmisión de la fe en el mundo. Para Antonio, que ha difundido la vida de este santo patrono de la niñez y la juventud por todo el mundo, “la fe en México es especial” y no solo por Joselito o por la Cristiada, sino por sus sacerdotes, monjas y fieles que trabajan por la Iglesia Universal.

Un modelo para las familias actuales

Laura y Antonio coinciden en que la vida de Joselito y de su familia toca diferentes aspectos de la cotidianidad del ser humano -la vida en familia, el diálogo, la importancia de la amistad, de ser coherente en la vida- y, por ello, es una oportunidad para que los padres se cuestionen qué les están transmitiendo a sus hijos. 

“Si los padres preparamos a nuestros hijos para tomar las decisiones a las que se van a enfrentar con vida de oración, formación y vida de sacramentos, no creo que haya una mejor forma de protegerlos y de darles un impulso para que sean felices”.

Laura Peláez concluye que, como familias, podemos inspirarnos en la familia Sánchez del Río para “hacer a Dios parte de nuestra vida en familia. No dejar a Dios para los domingos en Misa, sino pedirle que nos acompañe en el día a día”.

La película Mirando al Cielo se encuentra disponible en plataformas de streaming. Para ir a ella puedes presionar este link.

Tags:
martiresmexicosantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.