Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El laico que llegó a ser Papa elegido por el Espíritu Santo

POPE FABIAN

Public Domain

Anne Bernet - publicado el 05/02/24

Elegido Papa por sorpresa, el laico Fabián fue el decimonoveno sucesor de Pedro y demostró ser un gran pontífice, reformador y consejero del Emperador, aunque acabara decapitado, víctima de su valentía al defender la libertad de la Iglesia

Quizá la convicción de que, a pesar de las intrigas humanas y los cálculos mezquinos, el Papa es designado por el Espíritu Santo pueda remontarse a la elección de San Fabián el 10 de enero de 236. La historia, es cierto, es peculiar.

A principios del año 236, el Papa Antère murió tras un pontificado de cuarenta y dos días. Acababa de suceder a Ponciano, que había sido deportado a las minas de Cerdeña. Había pocos candidatos a finales de 235, y aún menos en enero de 236: ser elegido era garantía de martirio, y no todos se sentían tentados por este sangriento final… En consecuencia, la elección, que era pública porque entonces no había cónclaves ni cardenales electores y eran los fieles los que decidían por aclamación -lo que a veces desembocaba en sangrientas reyertas entre facciones rivales- se alargaba. Ello no impidió que los católicos romanos visitaran la catacumba donde se celebraba el escrutinio para ver si las cosas avanzaban.

La elección de la paloma

Esta es la razón por la que Fabián, miembro de la clase alta, decidió unirse a la multitud de votantes el 10 de enero. Simple lego, espectador perdido entre la multitud, se percata de que ningún candidato recibe los votos. Se dispone a marcharse discretamente cuando una paloma entra por el óculo que ventila la sala. El ave, desconcertada, da media vuelta y choca contra las paredes.

Incluso siendo cristianos, los romanos siguieron siendo sensibles a los presagios y señales durante mucho tiempo. La congregación se quedó en silencio; ¿no era la paloma el símbolo del Espíritu Santo que descendiendo sobre la cabeza de Cristo cuando Juan lo bautizó en el Jordán?

El ave dio dos o tres vueltas y se posó en el hombro de Fabián. Fue todo lo que necesitó la multitud para interpretar el incidente como una elección del Cielo para designar a su elegido. Un grito jubiloso de “¡Es digno!” ratificó la votación. Fabián, sensible a esta lógica, acepta, laico como es, esta improbable designación que le obliga a ordenarse sacerdote a toda prisa para convertirse en Papa.

¿Cómo era su vida antes? No lo sabemos. Lo que es seguro es que la historia, contada por san Cipriano, contemporáneo del acontecimiento y muy bien informado sobre los asuntos romanos, es auténtica. También está representada en un fresco de la catacumba que muestra al ave divina revoloteando sobre Fabián sentado en el trono papal.

Un excelente administrador

Fabián tuvo la suerte de convertirse en el decimonoveno sucesor de Pedro en una época de paz para la Iglesia. Tras décadas de persecución, la llegada al poder imperial de un oficial de la actual Arabia, Filipo, proporcionó a los cristianos quince años de paz, hasta el punto de que durante mucho tiempo se pensó que el nuevo emperador había sido bautizado. Esto no era cierto, pero su benevolencia era innegable, y Fabián, miembro de la alta sociedad -un detalle interesante para este ascendente Felipe, que no tenía entrada en ese mundo- se coló en el séquito del Príncipe y actuó como consejero, un papel eficaz porque era un excelente administrador.

La Iglesia fue, por supuesto, la primera en beneficiarse de este talento. Fabián dotó al clero romano de estructuras inspiradas en las de la administración civil, nombrando siete diáconos, entre los que normalmente se elegiría al siguiente Papa, subdiáconos y notarios, a los que se encargó la peligrosa tarea de recoger y conservar las actas de los mártires. Temiendo que el progreso de la evangelización en las Galias, cuestión que Roma no podía seguir, diera lugar al nacimiento de comunidades heréticas o disidentes, Fabián eligió a siete misioneros de entre su clero y los ordenó obispos: Saturnino, Dionisio, Marcial, Gatiano, Pablo, Trófimo y Austremonio. Su tarea consistía en sentar bases sólidas para las nuevas diócesis y continuar la obra de cristianización hacia el norte y el oeste.

Las cosas van mal

Afirmando la primacía romana y el poder petrino, Fabián se erigió en juez supremo y recurso de las iglesias en caso de disputas. Preocupado por la unidad católica, envió una fuerte señal al traer de Cerdeña no solo el cuerpo del Papa Ponciano, que había muerto de agotamiento en la deportación, sino también el del antipapa Hipólito, que había sido condenado al mismo castigo en el mismo campo y que, ante la muerte, había reconocido públicamente la legitimidad de Ponciano, y los enterró uno al lado del otro en las catacumbas. Como legislador, Fabián promulgó severas penas contra los clérigos indignos y escandalosos, prohibió los matrimonios entre parientes hasta el quinto grado y obligó a los fieles a comulgar al menos en tres fiestas importantes al año. No fue un logro modesto.

Sin querer destruir la Iglesia, quiso recrear la unidad nacional, obligando a todos los habitantes del Imperio a sacrificar a la diosa Roma

Las cosas empeoraron en el verano de 249, cuando Filipo, víctima de un golpe militar, acabó asesinado, al igual que había ocurrido con su predecesor. Producto del Senado, Decio, que se hizo con el poder, era un conservador convencido de que los males que corroían el Imperio eran atribuibles a los cristianos, que atraían la ira de los dioses sobre Roma, dividiéndola y debilitándola moralmente. Sin querer destruir la Iglesia, como habían fracasado sus predecesores, quiso recrear la unidad nacional obligando a todos los habitantes del Imperio a sacrificar a la diosa Roma.

En su mente, esto no era más que una muestra de apoyo patriótico y lealtad frente a los peligros del momento, recompensada con un certificado de civismo. Decio se dio cuenta demasiado tarde de que lo que pedía equivalía a la apostasía para un cristiano consecuente… Los recalcitrantes, que eran pocos, debían por tanto ser castigados, porque incluso en el episcopado no habían sabido ver la malicia involuntaria de la medida y se plegaban de buen grado a este gesto patriótico sin medir su significado espiritual.

Una ejecución política

Como Decio no quería hacer mártires, la Iglesia fue casi aniquilada por la negación de un asombroso número de sacerdotes y fieles, y esto es lo que le valió la demoníaca reputación de ser el peor enemigo de Cristo. Fabián, en cambio, comprendió desde el principio que someterse al edicto era renegar de la fe y se negó a hacerlo. El 20 de enero de 251 fue decapitado, una medida expeditiva poco propia de Decio, lo que demostró que la liquidación del Papa era una cuestión política, por sus vínculos con Filipo y porque, con él fuera, la Iglesia, privada de un líder, ya no resistiría al Estado. Así comenzó una de las peores crisis del catolicismo…

Tags:
historiapontificadosantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.