Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

De brillante jugador de baloncesto a ferviente sacerdote

luka-klarica-5.jpeg

Fotografija je last Luke Klarice

Lojze Grčman - publicado el 30/01/24

Fue un excelente jugador de baloncesto en su juventud, pero encontró la fe por la providencia de Dios; dijo que sí al sacerdocio aun cuando su familia no lo aceptaba

Luka Klarica es un joven sacerdote croata -de poco más de treinta años- que atrae a muchos con sus palabras y acciones. Muchos de sus sermones y discursos pueden encontrarse en YouTube, con un número de visitas que daría envidia a muchos podcasters. Habla con la palabra viva, sacando a menudo “material” para testimonios y ejemplos de su propia vida.

Fue un excelente jugador de baloncesto en su juventud, pero encontró la fe más por casualidad o por la providencia de Dios, ya que ni él ni su familia iban a Misa. El equipo de Aleteia en Eslovenia tuvo una larga entrevista con él.

Pasaste tu juventud entrenando y compitiendo, y más tarde añadiste a tu estilo de vida los estudios, las fiestas y las salidas. ¿Qué es lo que más echabas de menos?

Empecé a entrenar al baloncesto muy pronto, a los nueve años. Estaba enamorado de este deporte. Rápidamente me mudé de Sinj, mi ciudad natal, y empecé a jugar en el Split, lo que marcó el comienzo de un periodo más turbulento de mi vida, lleno de altibajos.

Durante un procedimiento médico rutinario en mi pierna, se introdujo una bacteria en el hueso del talón. Esta bacteria llevaba cinco años corroyendo el hueso en distintas intensidades, haciendo que saliera pus de la herida. A pesar de esta difícil enfermedad por la que pasé, nunca pensé en dejar de entrenar.

¿Por qué?

El deseo de éxito deportivo, fama y riqueza material era demasiado fuerte en mí, así que no quería renunciar a mis sueños de niño. Si hubiera respondido a esta pregunta hace 15 años, habría dicho que había dos cosas de las que más carecía: mi salud, que a menudo se veía afectada y el éxito que ansiaba.

Pero cuando respondo ahora, como sacerdote católico, como persona que ha decidido dedicar su vida a Jesucristo, puedo decir que lo que más echaba de menos entonces era una relación con el Dios vivo. Dios es el único y verdadero deseo y propósito de todo corazón humano. Dios es el éxito que yo buscaba. Quien se encuentra con Jesucristo está seguro de triunfar en la vida. ¿De qué me sirve si conquisto el mundo entero pero pierdo a Dios?

Conoce al sacerdote Luka en fotos:

¿Cuál fue el hito del 30 de julio de 2012?

Fue un momento crucial en mi vida. Ese día fui con mi hermano Kresimir a una reunión de una comunidad de oración. Escuché la catequesis sobre Dios de una manera nueva e inusual. Se trataba de Jesús verdaderamente vivo, que todavía hoy se aparece a quien quiere, cuando quiere y donde quiere. También se mencionaba el poder y la fuerza del Espíritu Santo en la vida de los que le rezan, de los que creen en Él. Empecé a oír diversos testimonios de curaciones milagrosas, conversiones, obras maravillosas de Dios. Se abría ante mí todo un mundo nuevo, del que antes no había sido consciente.

¿Cómo ha continuado?

Durante unos meses fui regularmente a las reuniones de la comunidad de oración, me comprometí y me discipliné, como en el deporte. Siempre estaba ansioso por aprender algo nuevo sobre Dios. Y entonces, durante una oración, se produjo un encuentro con el Espíritu de Dios que cambió mi vida para siempre.

El Espíritu Santo se ha apoderado de mi corazón, de mi alma y de mi cuerpo. Pude literalmente sentirlo, tocarlo. Fue un maravilloso toque de Cielo. El amor de Dios inundó mi corazón, mi mente se iluminó, me alegré al saber que Jesús está vivo, que el Espíritu Santo existe, que Dios está vivo. A partir de ese momento comenzó mi convivencia con Jesucristo.

luka-klarica-6.jpeg

Has dicho que no elegiste el momento ideal para comunicar tu decisión a tu padre y a tu madre, con quienes prácticamente nunca fuiste a la iglesia como familia. ¿Cuál fue su reacción?

Fue algo muy personal, tanto para mí como, creo, para mis padres, uno de los momentos más impactantes de mi vida. Fue muy difícil para mí dar la noticia porque ni mi madre ni mi padre eran creyentes activos, no conocían a Dios y no sabían la gran gracia y bendición que era tener un hijo sacerdote. Por lo tanto, la noticia les sorprendió mucho. Mi madre empezó a llorar de pena y mi padre se llevó una desagradable sorpresa.

Después de unos años, las cosas han cambiado por completo. En mi Misa lloraron de alegría. Si están leyendo esto padres cuyos hijos han elegido una vocación espiritual, me gustaría decirles que Dios no podría haberles concedido una gracia mayor. Les animo a rezar por sus hijos y a entregarlos de todo corazón al corazón de Dios. De lo contrario, se están haciendo el mayor daño a sí mismos y a sus hijos, y a otras muchas almas a las que Dios quiere salvar, consolar y deleitar a través de sus hijos.

Si están leyendo esto padres cuyos hijos han elegido una vocación espiritual, me gustaría decirles que Dios no podría haberles concedido una gracia mayor. Les animo a rezar por sus hijos”.

Durante ocho años, tu madre no pudo aceptar tu vocación sacerdotal. ¿Qué la hizo cambiar de opinión?

Jesucristo le hizo cambiar de opinión. Hace tres años, se confesó con el hermano de mi comunidad Omnia Deo, Don Tomislav Kutlesza. Inmediatamente después, el sacerdote rezó sobre ella ante el Santísimo Sacramento y se produjo un acontecimiento milagroso. Es interesante que esto sucediera en la víspera de la fiesta de Pentecostés, el mismo día del encuentro con el Espíritu de Dios y Su amor. Ella experimentó una paz sobrenatural indescriptible y un amor de Dios que nunca antes había sentido. Fue entonces cuando me dijo por primera vez, ocho años después de mi conversión: “Hijo mío, solo ahora puedo comprenderte”.

En una entrevista usted dijo que con el Señor incluso la cruz puede volverse dulce. ¿Conoce algún ejemplo así en su barrio?

Me gustaría señalar el ejemplo de mi madre espiritual, Jozefina Glasnović. Es una mujer de virtudes extraordinarias y de amor a la Cruz. Le diagnosticaron un tumor a los veintinueve años y era madre de cinco hijos. Su primera reacción fue de preocupación y miedo por sus hijos, porque lo que más le dolía era que crecieran en un mundo tan duro, sin el amor y los cuidados de una madre.

Después de la conmoción inicial, se recompuso e hizo un compromiso con Dios: “Me entrego completamente a ti por María, soy tuya, viva o muerta. Si quieres preservar mi vida, hazlo, pero que se haga tu voluntad, no la mía. Pero confío en que a través de la Madre María me escucharás”.

¿Qué pasó después?

Decidió ir a Medjugorje y prometió a Dios que iría a Misa todos los días, buscaría y haría la voluntad de Dios, se confesaría al menos una vez al mes y se entregaría incondicionalmente a Dios, no solo por su familia, sino por todos los que Dios quisiera. Este fue el momento de su entrega total al Señor.

Después de regresar de Medjugorje, los exámenes mostraron que no había rastro de enfermedad. Dios la curó milagrosamente pero, más grande que la curación, fue su amorosa aceptación de la pesada cruz en manos de Dios. Cuatro años después, dio a luz a su sexto hijo.

Ella suele decir que esperaba más la muerte que la vida, pero que Dios la dejó vivir para mostrar con su ejemplo el verdadero amor de la cruz, que abrazamos con amor, y su poder y dulzura. Su vida es una inspiración personal para muchos, incluida yo, para llevar las cruces de la vida de la manera correcta, con Dios y para Dios. Él es capaz de convertir las situaciones más difíciles de la vida en los momentos más preciosos, si los aceptamos con amor.

Nada abre tanto nuestro corazón al consuelo y a la cercanía de Dios como la cruz. La cercanía de Dios en las situaciones difíciles de la vida hace que la cruz sea fácil. Por eso Jesús dice: “Mi yugo es fácil, mi carga es ligera”. La carga es ligera porque Jesús la lleva con nosotros, pero el yugo es dulce por su cercanía y presencia en nosotros.

¿Cómo puedes llevar la fe y el sentido de la vida a jóvenes en circunstancias similares a las tuyas?

Es muy importante vivir una vida cristiana auténtica y cultivar nuestro propio entusiasmo por Jesucristo. La vida con Dios es cualquier cosa menos aburrida. Ser plenamente de Dios, luchar por una vida santa, éste es el mayor imán de Dios para todos, también para los jóvenes. Por eso, la respuesta a todas las crisis de fe es vivir una vida virtuosa y santa. La santidad atrae, la santidad da sentido, trae una alegría completa y profunda al corazón humano.

Tags:
sacerdotetestimoniovocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.