Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Así podrás mantener la esperanza como santa Josefina Bakhita

WEB3-JOSEPHINE-BAKHITA-Flickr.jpg

Marcin Mazur | cbcew.org.uk | Catholic Church England and Wales | Flickr CC BY-NC-ND 2.0

Philip Kosloski - publicado el 08/01/24

Santa Josefina Bakhita, gran santa africana, tuvo una sufrida existencia pero fue capaz de mantener viva la esperanza de Cristo en su corazón.

Santa Josefina Bakhita, una esclava africana del siglo XIX, conoció de primera mano los horrores de la humanidad. Fue secuestrada muy joven y golpeada hasta sangrar.

Tuvo una vida difícil, pero más tarde, cuando conoció el cristianismo, pudo tener un profundo sentimiento de esperanza que superó cualquier sufrimiento que experimentara.

El Papa Benedicto XVI destacó su ejemplo en su encíclica sobre la esperanza, Spe Salvi, y narró cómo conoció la esperanza que se encuentra en Jesús:

Aquí, después de los aterradores ‘amos’ que la habían poseído hasta entonces, Bakhita conoció un tipo de ‘amo’ totalmente distinto: en el dialecto veneciano, que ahora estaba aprendiendo, utilizaba el nombre de ‘Paron’ para referirse al Dios vivo, el Dios de Jesucristo. Hasta entonces solo había conocido amos que la despreciaban y maltrataban, o que, en el mejor de los casos, la consideraban una esclava útil.

Ahora, sin embargo, oyó que hay un ‘Paron’ por encima de todos los amos, el Señor de todos los señores, y que este Señor es bueno, bondad en persona. Llegó a saber que ese Señor incluso la conocía, que la había creado, que la amaba de verdad. Ella también fue amada, y nada menos que por el supremo ‘Paron’, ante el cual todos los demás señores no son más que humildes siervos.

Era conocida, amada y esperada. Es más, este amo había aceptado Él mismo el destino de ser azotado y ahora la esperaba “a la derecha del Padre”.

Su nueva esperanza

Su nueva esperanza en Dios alimentaba cada parte de su ser y contagiaba esa esperanza a todos los que conocía.

Ahora tenía “esperanza”, ya no solo la modesta esperanza de encontrar amos que fueran menos crueles, sino la gran esperanza: “Soy definitivamente amada y me pase lo que me pase, me espera este Amor. Y así mi vida es buena”. Gracias al conocimiento de esta esperanza, fue “redimida”, dejó de ser esclava y se convirtió en hija libre de Dios.

Comprendió lo que Pablo quería decir cuando recordaba a los Efesios que antes estaban sin esperanza y sin Dios en el mundo: sin esperanza porque sin Dios. Por eso, cuando la iban a llevar de vuelta a Sudán, Bakhita se negó; no quería volver a separarse de su “Paron”.

Su nueva esperanza en Dios alimentaba cada parte de su ser y contagiaba esa esperanza a todos los que conocía.

Promotora de las misiones

Hizo varios viajes por Italia para promover las misiones: la liberación que había recibido a través de su encuentro con el Dios de Jesucristo, sentía que debía extenderla, debía transmitirla a los demás, al mayor número posible de personas. La esperanza que había nacido en ella y que la había “redimido” no podía guardársela para sí misma; esta esperanza tenía que llegar a muchos, a todos.

Cuando la vida se ponga difícil, mira la vida de Santa Josefina Bakhita y pídele que te infunda una esperanza sobrenatural capaz de soportar cualquier prueba.

Tags:
esperanzaespiritualidadsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.