Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El belén que Juan Pablo II visitaba cada año, y su creador

Presepe dei Netturbini - Giuseppe Ianni e Dandolo Foglietta - AMAROMA

Antoine Mekary | ALETEIA

Isabella H. de Carvalho - publicado el 24/12/23

Juan Pablo II visitó cada año durante su pontificado un belén creado por una obra de saneamiento. Hoy en día, este singular belén sigue atrayendo a muchos visitantes

A cinco minutos a pie de la Plaza de San Pedro, oculto en un patio interior rodeado de edificios residenciales, se encuentra un peculiar belén. Construido en 1972 por Giuseppe Ianni, un recolector de basura del servicio de saneamiento urbano de Roma (AMA), se supone que reproduce la Palestina de la época del nacimiento de Jesús y difunde el mensaje de la paz. Cuando Giuseppe colocó la primera piedra nunca habría imaginado que su belén se haría famoso en todo el mundo.

Desde 1972, este belén ha sido visitado por todo tipo de personas, como la Madre Teresa, políticos italianos y Juan Pablo II, que fue a verlo cada año el 6 de enero, desde 1979 hasta 2002. Aunque Giuseppe falleció en junio de 2022, su obra y su fe siguen vivas en su belén, que continúa siendo un testimonio de que Cristo puede nacer incluso en los lugares más inesperados.

Mi padre siempre hacía la comparación de que, al igual que el trabajador de saneamiento limpia la calle, el belén también puede limpiar el alma, independientemente del sistema de creencias de cada uno”.

Salvatore Ianni, de 61 años, uno de los seis hijos de Giuseppe, dijo a Aleteia en una entrevista el 20 de diciembre de 2023: “Mi padre siempre hacía la comparación de que así como el trabajador de saneamiento limpia la calle, el pesebre también puede limpiar el alma, independientemente del sistema de creencias de cada uno”. “Este belén era el séptimo hijo de mi padre”, bromeó, señalando el intrincado nacimiento que se extendía detrás de él.

El belén actual está formado por 2 mil 234 piedras, 350 de las cuales fueron traídas por católicos de todo el mundo que quisieron contribuir. Incluye 100 casas, numerosos caminos que serpentean a lo largo de más de 170 metros, tres ríos, siete puentes y cuatro acueductos, todos con agua corriente. Coloridas figuras de aldeanos, pastores y otros personajes salpican la estructura de piedra.

Humildes comienzos

El belén empezó en 1972, cuando Giuseppe pidió permiso a sus jefes para construir un belén en la sucursal de la AMA donde estaba destinado, cerca del Vaticano. Reunió alguna ayuda económica de sus compañeros para comprar los materiales, toba y sílex, y empezó a esculpir su Belén en sus ratos libres, en el cuarto donde los trabajadores de limpieza guardaban sus camiones de limpieza y otras máquinas.

“Decidió llevar el belén a un lugar humilde […] pensando también que podía ser un buen punto de encuentro para el barrio”, cuenta Salvatore. En aquella época, “en el engranaje de la sociedad, parecía que los recolectores de basura eran de los últimos”.

“El belén nació de un acto de fe”, explicó Salvatore. “Y fue realmente su fe la que le llevó a escribir una sencilla carta al Papa, invitándole a venir a visitar el belén y a los sanitarios”.

Para sorpresa de Giuseppe, el Papa de entonces, Pablo VI, aceptó, y fue el primer pontífice en visitarlos en 1974. Giuseppe repitió este gesto en la Navidad de 1978, un par de meses después de la elección de Juan Pablo II.

Una tradición para Juan Pablo II

Juan Pablo II, como su predecesor, estuvo de acuerdo y, cuando llegó, Giuseppe decidió preguntar al Papa polaco si le gustaría venir todos los años a visitar a los trabajadores sanitarios y su guardería. Juan Pablo II accedió y de hecho vino durante los siguientes 24 años, hasta 2003, cuando su salud se volvió demasiado frágil.

“Recuerdo muy bien la primera visita, había una gran curiosidad en torno a este nuevo Papa extranjero, […] era portador de novedades. Su actitud era realmente de contacto; era algo extraordinario”, recuerda Salvatore, que tenía 16 años cuando Juan Pablo II vino por primera vez.

Aquel día, Giuseppe no fue el único que dirigió una pregunta al nuevo Papa. Cuando Juan Pablo II se acercó a la hija mayor, Vittoria, de 21 años, ésta cogió las manos del Pontífice y le dijo que se casaría dentro de unos meses. Le preguntó si podía celebrarlo. “Con la misma naturalidad con la que había dicho que sí a venir a visitar el belén, el Papa dijo que sí a mi hermana que, de forma un tanto atrevida y descarada, había hecho esta petición. Fue algo repentino”, cuenta Salvatore. De hecho, Juan Pablo II casó a Vittoria y su marido el 25 de febrero de 1979.

Juan Pablo II fue una de las varias figuras famosas que visitaron el belén, aunque él fue el más asiduo. También lo visitaron la Madre Teresa en 1996, el Primer Ministro italiano Giulio Andreotti en 1991, el Papa Benedicto XVI en 2006 y el Presidente italiano Giorgio Napolitano en 2007. A medida que crecía la popularidad del belén, AMA decidió dedicarle toda la sala, colocando sus máquinas de limpieza en otro lugar, y permitiendo a la gente visitar el pesebre gratuitamente. AMA calcula que cada año acuden unos mil visitantes.

Un belén por la paz

“Su Santidad es bienvenido entre nosotros, los basureros. Rezamos por la paz mundial”, está escrito en una de las paredes de la sala que alberga el belén.

Nacido en 1935, Giuseppe había vivido las luchas y los traumas de la Segunda Guerra Mundial: perdió a sus padres a los 9 años y estuvo separado de sus hermanos hasta la adolescencia. Tras vivir esos años traumáticos, no dudó en dedicar su belén a la paz entre los pueblos.

Salvatore señaló un marco que sostenía un trozo de papel blanco con un escrito descolorido: “No ofrezcas dinero, sino reza por la paz en la tierra”, firmado por “los trabajadores sanitarios”.

“Mi padre rechazó de todas las maneras cualquier contribución monetaria que la gente pudiera dar, […] el dinero no debía entrar aquí en absoluto […] el belén siempre ha estado dedicado a la paz mundial”, dijo Salvatore.

En lugar de dinero, la gente empezó a traer rocas y piedras de sus países de origen, que Giuseppe integró primero en el belén. Pero cuando se acabó el espacio empezaron a colocarlas por las paredes de la sala. Croacia, Colombia, EE.UU., e incluso un fragmento de roca lunar, decoran el belén y sus alrededores.

Un hombre de fe y de estudio

Una lista de nombres que traza la genealogía de Cristo, desde Abraham hasta José y María, serpentea por el lateral del belén hasta llegar al lugar donde se encuentran las figuras de la Sagrada Familia en una pequeña cueva luminosa. Salvatore explicó que su padre estudiaba ávidamente la Sagrada Escritura porque quería que el belén tuviera una “verdad histórica”.

De hecho, cuando se le preguntó qué testimonio creía que su padre seguía dando hoy en día, Salvatore respondió con tres elementos : “fe, estudio y esperanza”.

“La fe de mi padre no era algo vacío o mágico”, explicó su hijo. “Se basaba en los hechos concretos de la vida”.

“El belén pertenece a AMA, como siempre quiso mi padre”, dijo Salvatore. “Solo nos queda continuar su testimonio como observadores desde fuera. […] El belén es esto, de hecho, no es tanto un lugar físico como el mensaje espiritual que lleva”.

Tags:
Juan Pablo IInavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.