Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Tres regalos de Navidad para tu vida interior

FEMME-NOEL-shutterstock_211836604

Shutterstock I Tatiana Bobkova

Jeanne Larghero - publicado el 19/12/23

Algunos regalos de Navidad los recibes cuando los pides. Pero ¡hay que saber por qué los necesitas! Estos regalos, explica la filósofa Jeanne Larghero, "responden a la necesidad vital de nuestra vida interior"

Es hora de hacer la lista para Papá Noel, si aún no la has hecho. ¿Qué vas a pedir este año? Un reloj, unos calcetines, un perfume…

¿Por qué nuestra lista de deseos se convierte en un inventario absurdo que acaba devanándonos los sesos cuando nos preguntan qué nos gustaría para Navidad? Porque, como sabemos, vivimos en una sociedad de consumo que sobrevive anticipándose a todas nuestras necesidades. Y porque, en consecuencia, ya no sabemos cuál es nuestra necesidad fundamental.

Nuestra necesidad fundamental

¿Cuál es nuestra necesidad fundamental? Es triple. La necesidad de tiempo, la necesidad de espacio, la necesidad de silencio. Vivimos en lo que el sociólogo alemán Harmut Rosa (Aceleración, una crítica social del tiempo, La Découverte) llama una “hambruna de tiempo”: no tenemos tiempo, nos hemos quedado sin tiempo, nos estamos quedando sin tiempo. Las tecnologías que se supone que nos ahorran tiempo nos lo quitan cada vez más, reducimos constantemente la duración de nuestros compromisos y acabamos considerando una debilidad hacer una sola cosa a la vez.

Nuestro espacio interior, invadido por una avalancha de notificaciones y comentarios, se reduce

Falta de tiempo y falta de espacio. No nos referimos a la necesidad de espacio para guardar nuestras pequeñas cosas, sino a la necesidad vital de amplios espacios abiertos, donde el alma encuentra una sensación de infinitud a su altura. Nuestras tecnologías ultra rápidas de comunicación por Internet y nuestros medios de transporte han “comprimido el espacio” y reducido las distancias, por lo que el espacio empieza a escasear. Y por último, la aceleración del tiempo y la reducción del espacio nos privan del silencio que necesitamos: un sonido o ruido expulsa a otro, porque un estímulo expulsa a otro, y todo está constantemente al alcance de la palabra o del comentario. Nuestro espacio interior, invadido por una avalancha de notificaciones y comentarios, se encoge.

Pedir ya es recibir

sunrise prayer gratitude raising our eyes to the heavens

Estas necesidades son fundamentales porque son la fuente de toda vida interior: moral, intelectual y espiritual. Releer nuestro día, asimilar conocimientos y concebir ideas, imaginar un cambio de vida… Detrás de toda creación hay tiempo, espacio y silencio. La buena noticia es que no hace falta esperar a un hipotético Papá Noel. En este asunto, pedir ya es recibir. A quien, en el secreto de su corazón, pide “un poco más de tiempo, un poco más de espacio y un poco más de silencio”, ya se le ha concedido. Es en el corazón del silencio y en el tiempo sustraído al mundo donde nace esta oración, y Dios, que está siempre a nuestra puerta, nos abre pronto los espacios infinitos de su corazón.

Tags:
navidadregalo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.