Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Visita a la clínica gratuita fundada por el Papa Francisco

Health Center - World Day of the Poor - St. Peter's Square

Antoine Mekary | ALETEIA

Isabella H. de Carvalho - publicado el 16/11/23

Con motivo de la Jornada Mundial de los Pobres, el domingo, la Clínica Madre de la Misericordia del Vaticano ampliará su horario de apertura para seguir asistiendo a los necesitados

“En la caridad encontramos a la Iglesia, nos lo enseña el Evangelio, así que qué mejor lugar [para estar] que en la tumba de Pedro y bajo la columnata de Bernini”. Así describe el Dr. Massimo Ralli, director de la clínica gratuita Madre de la Misericordia del Vaticano, la importancia de este centro médico, que ofrece servicios sanitarios sin costo a quienes viven en la pobreza o en la calle.

Escondida bajo la columnata derecha de la Plaza de san Pedro, la clínica recibe una media de 70 pacientes al día. Con motivo de la VII Jornada Mundial de los Pobres, que se celebrará el domingo 19 de noviembre de 2023, la clínica ampliará su horario de apertura a la tarde durante toda la semana.

“Se trata de una iniciativa maravillosa. […] Poder tener un día entero dedicado a [los necesitados] me hace sentir mucho más tranquila cuando llego, pues sé que puedo dedicarles todo el tiempo de que dispongo”, afirma la Dra. Chiara Cedola, una de los muchos médicos que trabajan como voluntarios en la clínica durante toda la semana.

El centro médico suele abrir de lunes a sábado de 8:30 a 12:00, pero esta semana permanecerá abierto hasta las 17:00 horas.

Un día en la clínica Madre de la Misericordia

El Papa Francisco decidió abrir la Clínica Madre de la Misericordia, gestionada por el Dicasterio para el Servicio de la Caridad, en 2016 para ayudar a asistir a las personas sin hogar que viven en los alrededores del Vaticano y a cualquier otra persona necesitada. De los miles de turistas que hacen cola cada día para pasar los controles de seguridad para entrar en la Basílica de San Pedro, probablemente muy pocos reparan en las dos discretas puertas de madera que conducen a la clínica.

Al entrar hay cuatro salas para exploraciones, que incluyen distintos tipos de maquinaria médica, así como un almacén y una sala de espera. El centro ofrece servicios médicos generales, como chequeos, análisis de sangre o vacunas, pero también consultas especializadas en campos como cardiología, gastroenterología, ginecología, odontología y otros.

Si los médicos de la clínica recetan determinados medicamentos, los pacientes también pueden obtenerlos gratuitamente en la farmacia vaticana, ya que a menudo no tienen medios para comprarlos o conseguirlos a través del sistema sanitario público italiano, explicó el Dr. Ralli.

Según el sitio web del Dicasterio para el Servicio de la Caridad, los pacientes proceden de unos 132 países y su edad media es de 48 años. Alrededor del 30% de los que acuden en busca de asistencia médica son mujeres.

Los profesionales médicos se encuentran tratando todo tipo de enfermedades, de más a menos graves: desde “lesiones que se producen simplemente porque una persona lleva un zapato que no es de su número” o por “no tener calcetines”, hasta la gripe o la neumonía en invierno, explicó el Dr. Cedola.

“La puerta está abierta aquí”

Por la clínica pasan personas con todo tipo de necesidades.

El Dr. Ralli explicó que hace unas semanas atendieron a una joven sin hogar embarazada de ocho meses y con problemas psiquiátricos. “Gracias a la clínica fue asistida en un momento de gran crisis y atendida. Le dieron la medicación necesaria y la llevaron a urgencias de un hospital”, dijo el Dr. Ralli.

“La semana pasada nació el bebé y ambos se encuentran bien”, añade con una sonrisa el director del centro.

Tras varios años de apertura de la clínica, “ahora también tenemos pacientes fieles que vienen aquí incluso para un simple chequeo médico, como medirse la tensión. A menudo solo quieren charlar, que les digan que todo va bien y que hay alguien que se ocupa de ellos”, explicó la Dra. Cedola, que lleva ofreciendo asistencia médica a las personas sin hogar de la plaza de San Pedro desde antes de que abriera el centro de salud, cuando aún era estudiante de medicina.

El centro Madre de Misericordia “ha cambiado con el tiempo, ya que al principio todavía no éramos conocidos en esta zona como un punto de referencia para [los pobres] y ahora nos hemos convertido en algo más que una clínica”, dijo, destacando cómo el número de pacientes creció especialmente tras la pandemia del COVID-19.

Saben que la puerta está abierta aquí. […] Es sin duda un lugar donde a menudo se refugian”.

Los retos y las bellezas de trabajar en la clínica

Hay unos 55 médicos, seis enfermeras y varios profesionales sanitarios y técnicos más que trabajan en distintos horarios para ofrecer todo tipo de servicios gratuitos.

El Dr. Cedola explicó que a veces puede resultar difícil encontrar una “forma de comunicarse con [los pacientes] que sea eficaz” y “adecuada a su situación personal, ya que siempre es diferente y a menudo trágica”. Ser capaz de comunicarse adecuadamente genera confianza en los pacientes y les ayuda a sentirse bienvenidos y a querer volver, afirmó.

“Lo más bonito [del voluntariado en la clínica Madre de la Misericordia] es, sin duda, todo lo que los pacientes te dan. Incluso, por ejemplo, la total confianza que depositan en ti; se entregan por completo”, dijo.

En la clínica, quienes se encuentran en situación de pobreza o necesidad “son simplemente recibidos con su historia, sus historias personales, así como sus enfermedades”, dijo la Dra. Cedola.

Tags:
jornada mundial pobrespapa franciscovaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.