Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Música
separateurCreated with Sketch.

Música de los conventos de clausura: una oración cantada

Música

Pascal Deloche | Godong

Matilde Latorre - publicado el 15/11/23

Por increíble que parezca, los conventos de clausura -espacios de silencio- han creado y resguardado el patrimonio musical de la humanidad a lo largo de los siglos

La música es una expresión artística y espiritual que ha acompañado a la vida religiosa desde sus orígenes. Los conventos y monasterios de clausura, lugares dedicados a la oración y al silencio, han sido también espacios de creación y conservación musical a lo largo de los siglos.

Historia, cultura y devoción expresada en notas musicales

catholic-music

Su patrimonio musical, rico y variado, refleja la historia, cultura y devoción de las comunidades que lo han generado y custodiado. Los conventos y monasterios de clausura, en particular los femeninos, han tenido un papel destacado en la música religiosa española.

Desde la Edad Media hasta la actualidad, las monjas han compuesto, interpretado y transmitido obras musicales de diversos géneros y estilos, adaptándose a los cambios históricos y litúrgicos. Algunas de estas obras son auténticas joyas que merecen ser conocidas y valoradas, como las cantigas de Santa María, los villancicos de Sor Juana Inés de la Cruz, las misas de Sor María de Ágreda o las canciones de Santa Teresa de Jesús.

La música en los conventos y monasterios de clausura no solo tiene un valor artístico, sino también un valor testimonial y simbólico. A través de ella, podemos conocer aspectos de la vida cotidiana, la espiritualidad, educación y cultura de las religiosas.

Entrar en comunicación con Dios y con los demás

Además, la música es un medio de comunicación con Dios y con los demás, una forma de expresar la fe, esperanza, amor y alegría.

La música es, en definitiva, una oración cantada que eleva el alma y acerca a Dios

En la actualidad, los conventos y monasterios de clausura siguen conservando y cultivando su patrimonio musical, adaptándolo a las nuevas circunstancias y necesidades. Algunos de ellos han abierto sus puertas al público para compartir su música y su testimonio de vida, ofreciendo conciertos, conferencias, exposiciones y visitas guiadas. Otros han colaborado con músicos e investigadores para difundir su legado musical a través de grabaciones, publicaciones y proyectos educativos; todos ellos contribuyen a enriquecer la cultura musical y religiosa.

Los conventos y monasterios de clausura son lugares que guardan un tesoro musical que forma parte de nuestra identidad y de nuestra historia.

Su música es una expresión de la belleza y de la bondad de Dios, que nos invita a alabarle y a agradecerle por sus dones. Su música es también una expresión de la vocación y de la misión de las religiosas, que nos inspiran con su ejemplo de entrega y de fidelidad. Su música es, en fin, una expresión de la comunión y de la fraternidad, que nos anima a vivir en armonía y en paz.

Tags:
conventomúsica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.