Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 30 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

7 Santas que no sabías que fueron empresarias

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
pauline jaricot zélie martin marie poussepin

Montage Canva Aleteia

Morgane Afif - publicado el 24/10/23

Estas mujeres santas dirigían verdaderos negocios y son bellos modelos para las mujeres activas de la actualidad

Muchas mujeres en la historia de la Iglesia han estado comprometidas a servir con el Evangelio. Algunas incluso han sido declaradas santas por el trabajo de su vida: seculares o consagradas, fundaron empresas o comunidades y se rodearon de colaboradores para hacer fructificar su trabajo. 

En Betania, en el siglo I d.C., santa Marta es una verdadera dueña de la casa: es ella quien gestiona la administración y organización de este hogar que el mismo Cristo eligió para descansar como un verdadero remanso de paz. «En el camino, Jesús entró en un pueblo. Lo recibió una mujer llamada Marta. […] Estaba ocupada por las múltiples ocupaciones del servicio» ( Lc 10, 38-40 ). Ocupada, a veces olvida lo esencial: contemplar el admirable misterio de Dios presente en todas las cosas. «Si permaneciéramos en la contemplación como Magdalena», señala santa Teresa de Ávila, “no habría nadie para alimentar a este divino huésped». 

2
TERESA DE ÁVILA

SANTA-TERESA-DE-AVILA-CLOSURE-NUN-DISCALCED-CARMELITE-PD-1.jpg

Al ingresar al Carmelo a la edad de 20 años, Santa Teresa de Ávila (1515-1582) emprendió una amplia reforma de esta orden, que consideraba decadente, con el fin de restaurar su Regla original. Para enfrentarse a sus numerosos adversarios y fundar nuevos conventos, viajó por Europa, recaudó fondos y se rodeó de fieles protectores y amigos, como San Juan de la Cruz. Pablo VI la proclamó Doctora de la Iglesia en 1970.

3
MARÍA POUSSEPIN

web-saint-oct-14-marie-poussepin-public-domain.jpg

La beata María Poussepin (1653-1744) tenía 26 años cuando se hizo cargo de la fábrica familiar dedicada al trabajo de la seda porque fue abandonada por un padre que huyó de su familia y de sus deudas. Gracias a su duro trabajo, se convirtió en una de las mayores empresas francesas. Si bien la industria de la seda decayó, se centró en la lana e invirtió en máquinas de tejer: una novedad en Francia. Luego contrató a jóvenes aprendices descarriados a quienes protegió y pagó generosamente. Su fortuna financió sus buenas obras entre los pobres y los enfermos, a los que sirvió incansablemente hasta su muerte tras fundar una comunidad de la Tercera Orden Dominicana que se distribuyó en una veintena de establecimientos.

4
PAULINA JARICOT

Pauline-Jaricot-nouceau-site-internet.jpg

Hija de un rico comerciante lionés que ascendió de rango, la beata Pauline Jaricot (1799-1862) conoció bien la difícil vida de los trabajadores de la seda. Ante los disturbios y las revueltas, observa vivamente: «Hoy me parece que he adquirido la certeza de que primero debemos restaurar la dignidad del trabajador como hombre». Preocupada por la justicia social, imaginó un plan para una fábrica modelo pero se rodeó de colaboradores corruptos que malversaron su fortuna. La fábrica quebró y se abrumó con deudas. Arruinada, murió en la indigencia después de haber amasado un gran tesoro en el Cielo. «Conozco a una persona que sabe aceptar bien las cruces», dijo de ella el Cura de Ars, «e incluso las cruces más pesadas; y que los lleva con mucho amor. La señorita Jaricot, de Lyon».

5
Paula Francisca de Jesús

NHA-CHICA.jpg
Paula Francisca de Jésus

La beata Paula Francisca de Jesús (1810-1895), apodada Nhá Chica, nació en el seno de una familia de esclavos en la ciudad brasileña de São João del Rei. Huérfana a los diez años, su infancia estuvo marcada por una admirable humildad y una gran devoción a la Virgen María. Pobre entre los pobres, dedicó su vida a sus semejantes y durante 30 años recaudó los fondos necesarios para construir una capilla dedicada a Nuestra Señora de la Concepción.

6
CELIA MARTIN

La joven Celia Guérin (1831-1877) pensó primero en la vida consagrada, ya que de su suave piedad nacía un gran deseo de santidad. Cuando la superiora de la orden que deseaba la disuadió de entrar al convento, Celia se debatió entre lo que creía que era su vocación y la negativa de la monja. Entonces se hizo encajera. Su meticulosidad y delicadeza pusieron de manifiesto su talento: con el tiempo abrió su propia tienda y el negocio prosperó rápidamente. Su marido, Louis Martin, dejó su trabajo de relojero para ocuparse de la parte comercial del negocio familiar, vendiendo los encajes de su amada esposa.

7
TERESA DE CALCUTA

Mother Teresa of Calcutta

Premio Nobel de la Paz en 1979, Santa Teresa de Calcuta (1910-1997) dedicó su vida a los abandonados y leprosos de Calcuta. Durante más de 40 años, primero en la India y luego en el mundo, se dedicó a la influencia de las Misioneras de la Caridad para ayudar a los más necesitados, a los enfermos y a los huérfanos. Con valentía, confianza y terquedad, movilizó recursos humanos y financieros para dejar atrás más de 600 misiones en más de 120 países tras su muerte.

Lee este artículo
gratis
Crea tu cuenta gratuita y podrás acceder a todos los artículos de Aleteia, sin limitaciones, así como escribir comentarios.
Lee gratis registrándote
¿Ya eres miembro?

Tags:
empresasantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.