Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 19 mayo |
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

La cerveza trapense, una bebida con alma monástica

La Trappe Tripel

BalkansCat | Shutterstock

Matilde Latorre - publicado el 14/10/23

La cerveza es una de las bebidas más antiguas y populares del mundo, pero también una de las más diversas y ricas en matices. Dentro de la amplia variedad de estilos y tipos de cerveza, hay uno que destaca por su calidad, sabor e historia: la cerveza trapense

La cerveza trapense es aquella que se elabora dentro de los muros de una abadía trapense, es decir, perteneciente a la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia, una rama reformada de los monjes benedictinos que se caracteriza por su vida austera, silenciosa y orante. Los trapenses siguen la regla de San Benito, que establece que los monjes deben vivir del trabajo de sus manos. Por eso, muchas abadías trapenses se dedican a la producción de diversos productos artesanales, entre los que destaca la cerveza.

La tradición cervecera de los trapenses se remonta al siglo XVII, cuando algunas abadías comenzaron a fabricar cerveza para el consumo propio de los monjes y para ofrecerla a los huéspedes y peregrinos. Con el tiempo, la cerveza trapense se fue perfeccionando y adquiriendo fama por su calidad y su sabor. Sin embargo, no todas las abadías trapenses elaboran cerveza, ni todas las cervezas que se venden como trapenses lo son realmente.

Auténtica cerveza trapense

Para garantizar la autenticidad y el origen de la cerveza trapense, en 1997 se creó la Asociación Internacional Trapense (AIT), que otorga el sello “Authentic Trappist Product” a las cervezas que cumplen con tres requisitos:

  • Haber sido elaborada dentro de los muros de una abadía trapense o en sus inmediaciones.
  • Haber sido elaborada por los propios monjes o bajo su supervisión.
  • Los beneficios obtenidos por la venta de la cerveza deben destinarse al mantenimiento de la abadía y a obras sociales.

Actualmente solo hay 14 abadías en el mundo que tienen el permiso de la AIT para producir y comercializar cerveza trapense. De ellas, 6 se encuentran en Bélgica (Westmalle, Chimay, Orval, Rochefort, Westvleteren y Achel), 2 en Holanda (La Trappe y Zundert), 2 en Austria (Engelszell y Stift Schlägl), 1 en Italia (Tre Fontane), 1 en Estados Unidos (Spencer), 1 en Inglaterra (Tynt Meadow) y 1 en Francia (Mont des Cats).

Su clasificación:

Cerveza

Cada una de estas abadías tiene su propia receta y su propio estilo de cerveza, pero todas comparten algunas características comunes: son cervezas de alta fermentación, es decir, que se fermentan a temperaturas elevadas con levaduras especiales; son cervezas refermentadas en botella, es decir, que se les añade azúcar y levadura antes del embotellado para que sigan madurando y generando gas carbónico; y son cervezas con un alto grado alcohólico, que suele oscilar entre el 6% y el 12%.

Las cervezas trapenses se clasifican según su color y su graduación en tres categorías: simple o enkel (rubia o ámbar, entre 4% y 6%); doble o dubbel (oscura o roja, entre 6% y 8%); y triple o tripel (rubia o dorada, entre 8% y 10%). Algunas abadías también producen otros tipos de cerveza más especiales o exclusivos, como la cuádruple o quadrupel (oscura o negra, entre 10% y 12%), la blanca o witbier (pálida o turbia, entre 4% y 6%), o la reserva o special (de edición limitada o con ingredientes especiales).

Una obra de arte para degustar con calma

Estas cervezas son unas de las más apreciadas y buscadas por los amantes de la buena cerveza gracias a su sabor intenso, complejo y equilibrado, con notas frutales, especiadas, tostadas o amargas, según el tipo de cerveza. Su aroma es envolvente, profundo y seductor, con matices de malta, lúpulo, levadura o miel. Su aspecto es atractivo, brillante y espumoso, con una espuma densa y cremosa. Su cuerpo es pleno, redondo y suave, con una textura agradable y una carbonatación moderada.

Ahora tenemos más fácil que nunca poder degustar con nuestros familiares y amigos esta deliciosa cerveza, puede comprarse en la página web de la Fundación DeClausura y en unos días llega directo a casa para deleite de todos; lo mejor de todo es que de esta forma también estarán ayudando al sostenimiento de las comunidades contemplativas.

Las cervezas trapenses son unas cervezas que se deben degustar con calma, respeto y admiración, como si se tratara de una obra de arte. Son bebidas que invitan a la reflexión, a la conversación y a la contemplación; tienen un alma monástica, que refleja la espiritualidad, la tradición y la calidad de los trapenses.

Son unas cervezas que no solo deleitan el paladar, sino que también alimentan el espíritu.

Tags:
DeClausuramonasterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.