Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Propuestas del Papa para superar la crisis migratoria

Pope Francis concluding session of the Mediterranean meetings at the Palais du Pharo Marseille

SEBASTIEN NOGIER | AFP

Hugues Lefèvre - publicado el 23/09/23

En un amplio discurso pronunciado en la clausura de los Encuentros mediterráneos de Marsella, el Papa Francisco propuso una serie de vías para hacer frente a la crisis migratoria en el Mediterráneo.

Reajustar nuestro software sobre el Mediterráneo

La primera petición del Papa es cambiar la mirada sobre el Mediterráneo, que a menudo se percibe como un mar de separación. “El Mare nostrum es una zona de encuentros: entre las religiones abrahámicas, entre el pensamiento griego, latino y árabe, entre la ciencia, la filosofía y el derecho, y entre muchas otras realidades”, recordó el Pontífice, de 86 años. Aseguró que el Mediterráneo no es en sí mismo “una cuestión de conflicto, sino una respuesta a la paz”.

Admitir que la migración es un fenómeno a largo plazo

Mientras las costas italianas se enfrentan actualmente a cifras récord de migrantes, el Papa deploró el cierre de algunos puertos. “Sonaron dos palabras”, dijo con tristeza: “invasión” y “emergencia”.

El Papa fue firme: “Los que arriesgan su vida en el mar no invaden, buscan hospitalidad”. También descartó el carácter coyuntural de esta crisis: “En cuanto a la urgencia, el fenómeno migratorio no es tanto una emergencia momentánea, siempre buena para la propaganda alarmista, sino un hecho de nuestro tiempo”.

Pope Francis waves as he arrives to celebrate mass at the Velodrome stadium in the southern port city of Marseille

Europa debe asumir sus responsabilidades

A continuación, el Papa pidió una respuesta europea para gestionar estas dificultades “con sabia previsión”. Señaló los desequilibrios económicos estructurales entre las orillas del Mediterráneo. “Por un lado, hay opulencia, consumismo y despilfarro, y por otro, pobreza y precariedad”, se entristeció el Papa.

Recordó los “3 deberes” que el Papa Pablo VI ya había confiado a las naciones más desarrolladas: “El deber de la solidaridad, es decir, la ayuda que las naciones ricas deben prestar a los países en vías de desarrollo; el deber de la justicia social, es decir, la rectificación de las relaciones comerciales defectuosas entre pueblos fuertes y débiles; el deber de la caridad universal, es decir, la promoción de un mundo más humano para todos”.

El Papa también advirtió que el criterio principal en esta crisis no puede ser el mantenimiento del propio “bienestar”, sino “la salvaguardia de la dignidad humana”.

Garantizar un “gran número” de entradas legales y sostenibles

Para evitar el tráfico y la “explotación de seres humanos” que el Papa calificó de “lacra”, el jefe de la Iglesia católica explicó que la solución no es “rechazar”. Al contrario, se trata de “asegurar, según las posibilidades de cada uno, un gran número de entradas legales y regulares, sostenibles gracias a una acogida justa por parte del continente europeo, en el marco de la colaboración con los países de origen”.

Y el Papa vaticina: “Cerrar las puertas para ‘salvarnos’ se convertirá mañana en una tragedia”.

Pope Francis concluding session of the Mediterranean meetings at the Palais du Pharo-Marseille

Integrar “sí”, asimilar “no”

El Papa distinguió entre asimilar a los inmigrantes e integrarlos. Esta última es difícil, reconoció, pero “nos prepara para el futuro que, querámoslo o no, será juntos o no”.

La asimilación, en cambio, es “estéril” porque “no tiene en cuenta las diferencias, […] hace prevalecer las ideas sobre la realidad y compromete el futuro aumentando las distancias y provocando la creación de guetos”. Este fenómeno acaba generando “hostilidad e intolerancia”, advirtió el Papa.

Favorecer la circulación de estudiantes en el Mediterráneo

Para hacer del Mare Nostrum un “laboratorio de paz”, el Papa Francisco también dirigió su atención a los jóvenes y a la red de universidades mediterráneas. Se alegró de que cinco mil de los 35 mil estudiantes presentes en Marsella fueran extranjeros.

A través de estos encuentros, subrayó, “se rompen prejuicios, se curan heridas y se aleja la retórica fundamentalista”. Y añadió: “Los jóvenes bien formados y orientados hacia la fraternización pueden abrir puertas insospechadas al diálogo”.

Los cristianos deben ser “escandalosamente evangélicos”

Al final de su discurso, que duró casi 35 minutos, Francisco se dirigió más específicamente a los cristianos, a los que no quiere ver “en un segundo plano cuando se trata de caridad”. Confiándoles el “Evangelio de la caridad” como “carta magna de la pastoral”, el Papa les puso como modelo a san Carlos de Foucauld, que eligió dejarlo todo para vivir como ermitaño en el desierto del Sahara junto a los tuaregs.

“En este estilo de vida escandalosamente evangélico, la Iglesia encuentra un puerto seguro en el que desembarcar y desde el que volver a zarpar”, prometió. Saliendo de sus apuntes, pidió que la Iglesia no sea una “aduana”, sino una “puerta de Esperanza para los desanimados”.

Tags:
franciainmigrantespapa franciscoviaje apostólico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.