Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

La leyenda del monasterio que guardó los restos de san Pedro

sant-pere-de-rodes-2.jpeg

Shutterstock

Daniel Esparza - publicado el 20/09/23

Según la leyenda local, los monjes benedictinos llevaron los restos de San Pedro (y de otros santos) a la cima de esta colina para salvarlos de los invasores

El monasterio de san Pedro de Rodas es un antiguo cenobio benedictino de la provincia de Gerona, en España. Construido en lo alto de la escarpada Sierra de Rodas (de ahí su nombre), el monasterio está, literalmente, lleno de leyendas.

Fue construido en el siglo IX, justo debajo del antiguo castillo de san Verdera. En aquella época, el castillo protegía al monasterio. Hoy solo quedan algunas de sus nobles ruinas, en lo alto de la montaña. Hay constancia de otro monasterio cercano, el de santa Creu de Rodes, que estaba cerca de un pueblo medieval del mismo nombre, del que solo queda la iglesia de estilo prerrománico dedicada a santa Elena.

En otras palabras, solo el monasterio de san Pedro sigue en pie, como si sus macizos muros reflejaran el espíritu monástico benedictino de estabilidad.

sant-pere-de-rodes-1.jpeg

Los restos de san Pedro

Situado estratégicamente frente al mar Mediterráneo, el monasterio no era solo un refugio religioso, sino también una fortaleza que protegía de las implacables amenazas de la piratería, la invasión y el pillaje. Pero en su interior, un sereno claustro invitaba a la contemplación, y sigue haciéndolo. Su elegancia sin pretensiones, lejos de lo ordinario, obliga inmediatamente al visitante a reflexionar, meditar y contemplar.

Sin embargo, lo que realmente distingue a San Pedro de Rodas es la leyenda que rodea su fundación. Aunque no se conocen (ni constan) los verdaderos orígenes del monasterio, la tradición local afirma que los restos de san Pedro (y otros santos) fueron traídos a esta cima por monjes benedictinos para salvarlos del pillaje, ya que las hordas invasoras ocupaban territorios que eran propiedad del Imperio Romano de Occidente a principios del siglo VII. Una vez pasado el peligro, el Papa Bonifacio IV (que también era benedictino) les ordenó construir un monasterio. Solo conservaron el nombre del santo cuyos restos (supuestamente) custodiaban.

No obstante, nada de esto está debidamente documentado. La primera constancia escrita de la existencia del monasterio se remonta al año 878, cuando se menciona como una simple celda monástica consagrada a san Pedro. Este tipo de celdas cenobíticas singulares no son raras en las colinas catalanas; de hecho, cuando los monjes benedictinos de la gran abadía de Cluny llegaron a la zona, florecieron en la región ermitas, capillas y monasterios.

El monasterio

No fue hasta 945 cuando se fundó un monasterio benedictino completo, dirigido por un abad. Alcanzó su máximo esplendor entre los siglos XI y XII, hasta su declive final en el siglo XVII. Su creciente importancia se refleja en su condición de lugar de peregrinación. De hecho, en su día fue uno de los principales centros religiosos de la región, y la gente subía a las empinadas colinas para visitar el lugar que (de nuevo, supuestamente) protegió en su día los restos del primer Papa.

El monasterio fue declarado monumento nacional en 1930. Las primeras obras de restauración comenzaron en 1935. Hoy en día, los visitantes pueden pasar el día dando paseos contemplativos por el claustro, como solían hacer los monjes.

Tags:
leyendamonasteriosan Pedro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.