Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Los «niños adultos» son un problema para la sociedad actual

Una-adolescente-obstinada-pone-la-capucha-en-la-cabeza-shutterstock_1701862450.jpg

fizkes-Shutterstock

Aleteia Brasil - publicado el 17/09/23

 «A veces los niños son crueles» y algunos crecen sin aprender a preocuparse por los demás, esto es porque les ha faltado que los padres los eduquen en su hogar

El padre José Eduardo Oliveira registró, a través de sus redes sociales, una observación personal sobre el proceso de maduración de las personas, o en algunos casos, la falta de ese proceso. Se parte de la premisa de que, aunque son esencialmente buenos como todo ser creado por Dios, los niños también pueden ser, a veces, crueles e insensibles, necesitando orientación y ejemplo para educarse y crecer en el amor por los demás.

Lo que el sacerdote escribió en sus redes sociales

“A veces los niños son crueles. Impulsados ​​por el instinto egoísta que todos heredamos de Adán, lo quieren todo para sí, son insensibles al sufrimiento ajeno y sitúan su dolor no en primer lugar, sino en el único lugar, el que son capaces de percibir en su inmadurez”.

Es en el proceso de socialización que los niños desarrollan su alteridad, es decir, ponerse en el lugar del otro, y aprenden a dejarse de lado, creando sentimientos de empatía e importancia hacia los demás.

¿En dónde está el problema?

El padre Oliveira continúa su reflexión comentado que los niños que han crecido sin aprender se transforman en lo que él llama «niños adultos», cuya característica es que cometen crueldades con los demás sin sentir dolor e ignorando cualquier valor y rastro de moral. Estas son sus palabras:

¡El problema es que hay «niños adultos»!, niños que crecieron y no aprendieron…

Y estos son los «niños» más peligrosos, porque los niños a veces son crueles; y los niños mayores son capaces de cometer crueldades adultas, de verdaderas monstruosidades. Incapaces de sentir el dolor de los demás, se erigen en el centro alrededor del cual hace girar su propia imaginación, e ignoran: ignoran a los demás, ignoran a todos, ignoran las obligaciones mínimas de la moral, ignoran la justicia, la rectitud, honestidad, cortesía, bondad, la dulzura, incluso en los momentos más dolorosos.

Aquí es donde la crueldad se manifiesta de la manera más descarada, porque se disfraza de sed de justicia subjetiva, de sed de venganza que los convierte en simples niños crueles».

Educar con amor

Las palabras del padre José Eduardo Oliveira tendrían que hacernos reflexionar sobre qué estamos haciendo para que los niños se conviertan en personas de bien, porque el mundo actual requiere de padres comprometidos en la educación de sus hijos para que no se pierdan y se transformen en seres humanos compasivos y empáticos, pero esto será una realidad en la medida que los progenitores tomen su responsabilidad en serio y formen en sus hijos valores cristianos, inculcados con amor.

Tags:
educaciónfamilianiños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.