Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

San Andrés Kim: el entusiasmo de anunciar el Evangelio (entrevista)

ANDREW KIM TAEGON

Nheyob CC

I.Media - publicado el 16/09/23

Previo a la fiesta del santo coreano y aniversario de su martirio, el cardenal Lazarus You Heung-sik comparte cómo este santo puede ayudar a Occidente

El 16 de septiembre de 2023 se inauguró una estatua de san Andrés Kim Taegon (1821-1846) en un nicho de la basílica de San Pedro del Vaticano, con motivo de la fiesta del santo coreano y del aniversario de su martirio. Esta gran figura del catolicismo asiático desempeñó un papel importante en la conversión y la vocación sacerdotal del cardenal coreano Lazarus You Heung-sik, Prefecto del Dicasterio para el Clero. Explicó a I.MEDIA cómo este mártir coreano puede ayudar a la Iglesia católica a “redescubrir el entusiasmo de anunciar el Evangelio”, sobre todo en Occidente.

Cercanía y comunión

ANDREW KIM

¿Qué significa para los católicos coreanos la instalación de la estatua de San Andrés Kim Taegon en los muros de la Basílica de San Pedro?

Como puede imaginarse, es un momento de gran alegría para el pueblo coreano y especialmente para los católicos. Además de recordarnos la importancia de la figura de San Andrés Kim, esta ocasión permite a los fieles de la Iglesia coreana sentirse parte de la catolicidad de la Iglesia, sentir una cercanía y una comunión más profundas con la Iglesia de Roma y con la Cátedra de Pedro. Es un gran regalo, que anima y llena el corazón de alegría.

En su libro Come la folgore viene da Oriente (“Como un rayo de Oriente”, publicado por San Paolo, 2023), habla de San Andrés Kim Taegon como una figura importante en su vida. ¿Quién es San Andrés Kim para usted personalmente? ¿Qué significa para usted?

Como ya he explicado, no empecé mi vocación por ningún acontecimiento extraordinario, sino siguiendo un camino de vida sencilla y cotidiana. Cuando entré en contacto con el cristianismo, quedé inmediatamente fascinado por la vida, misión y, sobre todo, el valor heroico de Andrés Kim, que era un joven como yo. Solo tenía 25 años y, viendo su ejemplo, me dije: yo también quiero vivir la vida así, a lo grande, sin desperdiciarla. Ese fue el comienzo de un camino que me llevó poco a poco a descubrir la belleza del amor de Dios y la vocación al sacerdocio.

El martirio es la cumbre

En su opinión, ¿cuál es el aspecto más sorprendente de la vida y el testimonio de san Andrés Kim?

Cuando nos enfrentamos a historias como la de Andrés Kim, tenemos que preguntarnos por el verdadero significado del martirio cristiano. No es un gesto heroico aislado, algo que sucede en una circunstancia concreta y que exige el sacrificio de una vida. Es mucho más que eso. Es la cumbre, el signo más elocuente y, por tanto, la síntesis de todo el camino de la vida.

El martirio físico es, por tanto, la culminación de una vida vivida de manera evangélica, es decir, una vida vivida en el amor. El aspecto más fuerte es, por tanto, este: Andrés nos dice que una vida gastada en el amor, aunque cueste sacrificios, te vuelve en abundancia, te llena de alegría, te abre el camino de las buenas relaciones y te introduce en la verdadera alegría, que nunca se desvanece.

San Andrés Kim ocupa su lugar junto a los grandes santos de la historia de la Iglesia. Como santo, ¿qué aspecto de la Buena Nueva cree que puede revelar a los católicos de Occidente en particular?

Lo que el Papa Francisco ha repetido a menudo, en particular durante una audiencia general dedicada a Andrés Kim: ardor, pasión, entusiasmo por el Evangelio.

Occidente tiene un patrimonio notable, una historia muy rica, un cristianismo antiguo que conserva mucho potencial; pero, al mismo tiempo, tiene un rostro cansado, a menudo se ve absorbido por los efectos de su propia emancipación, se ve amenazado por un estilo de vida individualista y consumista. Y en este escenario, incluso la Iglesia corre el riesgo de replegarse sobre sí misma y sobre sus propios proyectos, en un momento en que necesita redescubrir el entusiasmo de anunciar el Evangelio.

Necesitamos una fe que se anuncie con frescura, con alegría, con libertad, que pueda llegar a todos y atraer a todos de nuevo presentando la belleza de Jesús.

En su opinión, ¿cómo encaja esta nueva estatua con la constante atención que el Papa Francisco presta a Asia? ¿Qué cree que ve en la Iglesia católica coreana?

Estamos agradecidos al Papa Francisco por esta visión universal, católica e inclusiva que ha mostrado desde el comienzo de su pontificado. Él mismo viene de otra parte del mundo, como dijo la noche de su elección. Creo que ve en Asia una Iglesia viva y alegre que puede dar un impulso a la evangelización. En cuanto a la Iglesia coreana, sentimos que el Santo Padre nos mira con afecto y atención, y eso es un gran regalo.

Tags:
martiressantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.