Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 21 mayo |
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

El milagro a una negra esclava termina en una parranda sin final

VENEZUELA

Juan ramon colina-(CC BY-SA 3.0)

Macky Arenas - Aleteia Venezuela - publicado el 05/07/23

María Ignacia se llamaba, era devota de San Pedro y ahora su tributo es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Cada final del mes de junio, San Pedro toma el protagonismo en el calendario religioso popular. Coincidiendo con la fiesta de San Pedro y San Pablo, Pablo no figura en las ceremonias de cantos y bailes al ritmo ensordecedor de tambores y fulías, pero San Pedro sí.

VENEZUELA
Parranda de San Pedro en Venezuela

El milagro

El origen de todo esto es el milagro que el apóstol de Jesucristo y primer jefe de su Iglesia habría hecho a una negra esclava llamada María Ignacia. La leyenda, según cuenta la tradición oral, asegura que su hija le fue curada de una enfermedad que, ya estaba cantado, la llevaría sin remedio a la tumba. La hija se llamaba Rosa Ignacia y las fiebres eran cada vez más altas.

Ella prometió al santo que cada día de su fiesta, todos los años, sin falta, estaría en las calles, junto a su pueblo, dedicándole una parranda, claro, si le curaba a su hija. Cuentan que la jovencita fue curada en el acto, completamente y de manera duradera.  Y María Ignacia cumplió. Hasta el sol de hoy, esa parranda arranca al despuntar el alba cada 29 de junio.

Su marido, para no romper la promesa que ella había hecho, decidió vestirse con sus ropas, abultar su abdomen con trapos (para simular embarazo) y salió a «parrandear».

Lo acompañaban sus dos hijos varones. Con el pasar de los años, los esclavos siguieron pagando la promesa todos los 29 de junio: Un hombre se viste como María Ignacia, con una muñeca en sus brazos (Rosa Ignacia) y dos niños que siempre bailan cerca de “María Ignacia”. Es por esa razón que la parranda se caracteriza por ver siempre a un hombre vestido de mujer.

VENEZUELA
Una fiesta que es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

El gran alboroto

El alboroto en es varias ciudades de Venezuela, pero el grueso de las festividades se concentran en la zona de Guatire-Guarenas, cercana a Caracas y muy devota de San Pedro. El centro de las celebraciones es la escenificación de la curación de la niña.  Las calles de llenan de gente cantando, bailando y dando vivas a San Pedro. 

Pero el día anterior, todo comienza con una vigilia o «velorio» donde se le canta y se le baila a la imagen del santo, que ha permanecido guardada durante todo el año en la casa de alguno de los parranderos. La misa de medianoche es seguida por una gran procesión en su honor cuyas imágenes portan los participantes llenando las calles de colorido 

Los parranderos van vestidos con levita y pumpá (uno de ellos lleva la imagen del santo, otro lleva una bandera amarilla y roja) y acompañados por Cuatro -el instrumento típico de Venezuela que semeja una pequeña guitarra de tan sólo 4 cuerdas- y las infaltables maracas. La percusión se logra con unos pedazos de cuero de animal amarrados a los pies a manera de sandalias, que conocemos como «cotizas». 

A la mañana siguiente, la parranda se inicia con una Misa en el templo parroquial y luego los parranderos, cantando y bailando recorren las principales calles del pueblo, acompañados por muchísima gente y portando imágenes del santo.

Algunos parranderos, vestidos con trajes de vivos colores minuciosamente confeccionados, representan los papeles de los personajes principales de esa leyenda, mientras que los demás agitan banderas y estandartes, tocan instrumentos musicales, bailan y cantan, improvisando melodías populares.

Las mujeres participan en la preparación y celebración de la fiesta organizando reuniones para instruir a las jóvenes generaciones en la práctica de este elemento del patrimonio cultural, ornamentando las iglesias, vistiendo a las imágenes del santo y cocinando platos tradicionales.

VENEZUELA
El origen de todo esto es el milagro que el apóstol de Jesucristo y primer jefe de su Iglesia habría hecho a una negra esclava llamada María Ignacia.

Estas son algunas de las estrofas que se cantan en esta Parranda:

Buenas días, doy señores,
Buenas días, vengo a dar.
La Parranda de San Pedro,
Que les vengo aquí a cantar.

Baila, Baila, María Ignacia
Como tu sabes bailar
Baila, Baila, María Ignacia
Como tu sabes bailar

Un pasito, para`lante Y
otro paso para`atrás ,
Un pasito, para`lante Y
otro paso para`atrás

Y se me ponen de frente
Porque los voy a llamar,
Y se me ponen de frente
Porque los voy a llamar.

En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar de toná.
En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar de toná

Guachi, guachi
pasó por aquí,
Guachi, guachi,
Pasó por aquí.
Con una pequeña tinaja de anís

Lala Lara larala Lailai larai larai Lara Lara lalala lalara lalara lalara Lara rarala Lalala lalara lalara Lara rarala Gue!

Dos cosas tiene Guatire,
Que no las tiene otro pueblo.
Dos cosas tiene Guatire,
Que no las tiene otro pueblo

La rica conserva e`cidra,
Y la parranda de San Pedro
La rica conserva e`cidra,
Y la parranda de San Pedro

Baila baila tucucito como tu lo sabe´ hacer,
baila baila tucucito como tu lo sabe´ hacer
moviendo bien las banderas pal´ derecho y al revés,
moviendo bien las banderas pal´ derecho y al revés,

Y se me ponen de frente porque los voy a llamar
en esta vuelta y la otra voy a cambiar la toná,
y se me ponen de frente porque los voy a llamar
en esta vuelta y la otra voy a cambiar la toná,

Pegale pedro, pegale juan,
Pegale pedro, pegale juan,
Pasa`pá dentro que tá en el zaguan,
vuélvelo polvo sin compasión.

Lala Lara larala
Lailai larai larai Lara
Lara lalala lalara lalara lalara Lara rarala
Lalala lalara lalara Lara rarala Gue!

El San Pedro de mi tierra
es un santo milagroso
juega chapa con los negros
y descubre a los tramposos”

Baila, baila coticero,
Como tu lo sabes hacer.
Baila, baila coticero,
Como tu lo sabes hacer

Que si se rompe la cotiza,
Yo lo vuelvo a componer.
Que si se rompe la cotiza,
Yo lo vuelvo a componer

Y se me ponen de frente,
Porque lo voy a llamar.
Y se me ponen de frente,
Porque lo voy a llamar

En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar la toná.
En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar la toná

Pégale Pedro, pégale Juan,
Pégale Pedro, pégale Juan,
Lala Lara larala
Lailai larai larai Lara
Lara lalala lalara lalara lalara Lara rarala
Lalala lalara lalara Lara rarala Gue!

No falta el licor, como en todas las fiestas populares y, al llegar la aurora, la parranda comienza a dispersarse.

Fiesta de familia

Es una fiesta de familia, de comunidad y de mucha alegría. La Unesco, en su página, pone:

«Tanto adultos y niños de las comunidades, se reúnen para compartir todos juntos momentos de alegría. Esas reuniones sirven para celebrar el espíritu comunitario, la energía y la satisfacción de los parranderos, así como la vitalidad de una tradición que simboliza y reafirma el espíritu de lucha contra la injusticia y las desigualdades».

De hecho, se ha razonado que la presencia de los dos hijos de María Ignacia y su marido es de carácter simbólico para significar la unión entre los partidos políticos de la época: Liberales y Conservadores, los cuales realizaron un pacto para no politizar la celebración. La tradición ha continuado hasta nuestros días.

Según esas tradiciones orales la parranda nació en la época colonial. Otros creen que nació a mediados del siglo XIX cuando la lucha política entre Conservadores (que se identificaban con el color rojo) y los Liberales (que se identificaban con el color amarillo). Y no tendría nada de raro que las representaciones durante esa parranda también resultaran una manera de ridiculizar las peleas entre ambos bandos políticos.

Cuando María Ignacia murió, encargó a su gente de perpetuar los homenajes a San Pedro, tal y como ella los había instituido. Después de todo, la protagonista del evento es una familia y la algarabía tiene su raíz en un acto de agradecimiento al santo, lo que se traduce, para ese pueblo, en esperanza sin fin.

Tags:
america latinatradicionesvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.