Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

La tumba de San Pedro, cuando la ciencia confirma la Tradición

tombeau de saint pierre

© Bipel

Grégor Puppinck - publicado el 29/06/23

La tradición oral siempre ha enseñado que el emperador Constantino construyó la primera basílica de San Pedro en el mismo sitio de la tumba del primer Papa

Hasta el siglo XX no se había hecho ningún intento de validar o invalidar esta creencia, confiando los hombres de fe a priori en la enseñanza transmitida de generación en generación. Pero, en 1939, un hecho fortuito provocó excavaciones arqueológicas e involucró a cristianos y científicos en una verdadera saga de Indiana Jones.

La basílica de San Pedro actual tiene un nivel inferior llamado “las grutas del Vaticano” donde están enterrados muchos papas. El nivel del suelo de estas cuevas corresponde aproximadamente al de la primera basílica, construida por el emperador Constantino en el siglo IV.

A su muerte en 1939, Pío XI expresó el deseo de ser enterrado en estas cuevas, junto a Pío X. A pesar de las condiciones de hacinamiento del lugar, el nuevo Papa Pío XII estaba deseoso de respetar los últimos deseos de su predecesor. Entonces decidió rebajar el pavimento de las cuevas, con el fin de ampliar el espacio dedicado al futuro mausoleo. Mientras realizaban los trabajos, los trabajadores descubrieron un espacio vacío bajo el pavimento donde se podían ver los restos de un edificio funerario. Así aparece un tercer nivel, el de una vasta necrópolis romana.

Desde finales del siglo I, las fuentes cristianas evocan el martirio de Pedro en Roma: su arresto y su ejecución se produjeron bajo Nerón, tras el incendio que asoló la Urbs en el 64.

Pío XII siempre se ha interesado por la arqueología cristiana, viendo en ella, con razón, una excelente manera de dar vida a los escritos de la época protocristiana. Luego ordenó la continuación de la investigación y lanzó excavaciones arqueológicas con los mejores especialistas, arqueólogos y exégetas trabajando juntos.

En total, dos campañas de excavación (1940-1947 y 1953-1957) permitieron explorar, bajo la basílica, una de las necrópolis romanas más ricas y mejor conservadas, datada en los siglos I y II d.C. Los arqueólogos descubrieron veintidós tumbas grandes, así como cientos de tumbas más pequeñas, a ambos lados de un callejón estrecho.

Pero el descubrimiento más espectacular, el que desde entonces ha despertado la atención histórica y la devoción religiosa, es por supuesto el descubrimiento de la tumba de San Pedro. De hecho, los arqueólogos desenterraron, directamente debajo del altar mayor de Bernini, los restos de un pequeño monumento funerario construido a mediados del siglo II y que resulta ser, con toda probabilidad, la tumba del primer Papa.

Enterrar a los mártires no lejos de su tormento

Desde finales del siglo I, las fuentes cristianas evocan el martirio de Pedro en Roma: su arresto y su ejecución se produjeron bajo Nerón, tras el incendio que asoló la Urbs en el año 64. Las Actas de Pedro, texto apócrifo, relata la crucifixión de el apóstol, boca abajo, en el circo de Calígula, que acaba de ser restaurado por Nerón.

Este circo se encuentra en las afueras de Roma, al pie de la colina del Vaticano, sobre la que se extiende un vasto cementerio donde se codean tumbas paganas y cristianas. No cabe duda de que la comunidad cristiana de Roma acudió a buscar el cuerpo de Pedro para enterrarlo dignamente, como autorizaba el derecho romano tras un fusilamiento.

En aquella época, los cristianos solían enterrar a los mártires en las inmediaciones del lugar de su tortura, sin duda para facilitar la transmisión de la memoria de los lugares. Por otro lado, todavía están apegados a la ley judía que prescribe que el difunto debe ser enterrado lo antes posible. Por lo tanto, Pedro fue ciertamente, como Cristo, enterrado en el cementerio más cercano al lugar de su ejecución, en un sitio que pertenecía a un cristiano.

De hecho, la basílica de Constantino se construyó sobre y alrededor de la tumba de Pedro. Los hombres del Renacimiento, en el momento de la reconstrucción de la basílica, respetaron perfectamente la creencia popular, sin embargo, sin tener ninguna prueba material.

La primera mención que nos ha llegado de la tumba de Pedro en la colina vaticana data hacia el año 200. Se encuentra en una carta enviada por el sacerdote Cayo a un tal Proclo. Explica que los apóstoles Pedro y Pablo están enterrados en Roma, el primero en el Vaticano, el segundo en el camino a Ostia: “Obviamente puedo mostrarles los trofeos de los Apóstoles. Si quieres ir al Vaticano o de camino a Ostia, encontrarás los trofeos de quienes fundaron la Iglesia romana”. En este texto, la palabra trofeo designa el monumento construido sobre la tumba, monumento que representa la recompensa del mártir, la victoria de la vida eterna sobre la muerte.

Como explica Christophe Dickès en su excelente biografía de San Pedro, el texto de Gayo y el monumento descubierto bajo la basílica vienen a confirmarse mutuamente, y vienen a añadir la fe a la tradición de la Iglesia, fruto de una larguísima transmisión oral y escrita data del primer siglo.

Pero la historia no termina allí. Un día de 1941, Monseñor Kaas, uno de los encargados de la excavación, hacía su recorrido diario en compañía del líder de los trabajadores. Por respeto a los difuntos, el obispo Kaas está particularmente atento a garantizar que los numerosos huesos humanos desenterrados sean recogidos y preservados piadosamente.

Así, cada lote de huesos es cuidadosamente registrado y registrado en una caja chica individual. Mientras hacían balance del trabajo del día, los dos hombres descubrieron huesos humanos en una especie de cavidad secreta, o loculus, excavada en una de las paredes del ahora conocido pequeño monumento funerario, que todos llaman trofeo Gaius.

Esta cavidad llama la atención porque está revestida con losas de mármol. El obispo Kaas recoge cuidadosamente los cien huesos humanos y los coloca en una caja numerada, que luego se une a las otras cajas en un cobertizo. Luego se olvida durante varios años.

Sorpresa absoluta

Durante la segunda campaña de excavación, un epigrafista saca la caja y envía los huesos al laboratorio. Su análisis revela que pertenecen a un solo individuo masculino, de constitución robusta a pesar de su artrosis, de 60 a 70 años al momento de su muerte. Esta descripción podría corresponder perfectamente a Pedro.

Junto a estos análisis, el epigrafista anota en la pared del loculus una inscripción en griego Petro Eni que puede traducirse como Pedro está aquí o Pedro descansa en paz. Estos descubrimientos resuenan como un trueno en el mundo científico y en el mundo cristiano: los arqueólogos creen haber encontrado no sólo la tumba de San Pedro, sino también sus santos restos.

Ahora honradas en Roma y Constantinopla, estas reliquias constituyen un fuerte vínculo histórico entre católicos y ortodoxos.

Por lo tanto, los hallazgos arqueológicos, los hallazgos arquitectónicos y los análisis biológicos concuerdan con el testimonio bíblico de Gayo. Pero, aún más simple, todo este trabajo e investigación está de acuerdo con la Tradición de la Iglesia. De hecho, la basílica de Constantino se construyó sobre y alrededor de la tumba de Pedro. Los hombres del Renacimiento, en el momento de la reconstrucción de la basílica, respetaron perfectamente la creencia popular, sin embargo, sin tener ninguna prueba material. Y, siglos más tarde, la venerable tumba fue encontrada directamente sobre la cúpula de Miguel Ángel y el altar de Bernini.

Las reliquias del santo apóstol y primer papa fueron expuestas para la veneración de los fieles por primera vez en 2013. Seis años después, el papa Francisco, en un profundo gesto de unidad, ofreció parte de las reliquias de san Pedro al patriarca Bartolomé. Ahora honradas en Roma y Constantinopla, estas reliquias constituyen un fuerte vínculo histórico entre católicos y ortodoxos.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.