Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 25 junio |
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

El astrónomo que también creía en un Creador Divino

Owen Gingerich

Owen Gingrich, Harvard University | Hubble Telescope, NASA/ESA

Owen Gingerich

John Touhey - publicado el 19/06/23

Owen Gingerich, un astrónomo, que insistió en que la ciencia y la religión eran compatibles

Mucha gente asume que la ciencia y la religión siempre deben estar en conflicto. Owen Gingerich, quien falleció el 28 de marzo de 2023, pensó de otra manera: “Me parece que la religión y los puntos de vista religiosos fueron en gran medida sirvientes del nacimiento de la ciencia moderna”. Creía que el método científico le debía mucho al “tipo de razonamiento que planteó Tomás de Aquino”.

Gingerich creció en una familia menonita en medio de las llanuras del Medio Oeste. Su interés por la astronomía comenzó en la infancia. Cuando era adolescente, quedó fascinado por cómo las estrellas variables cambiaban de brillo. Gingerich pasó a estudiar astronomía en la Universidad de Harvard, donde eventualmente enseñaría historia astronómica. También se desempeñó como astrofísico en el Observatorio Astronómico Smithsonian.

El presidente del Observatorio Vaticano, fr. Guy Consolmagno, S.J., nos dijo:

Owen fue un viejo amigo de la Specola Vaticana, y tuve el honor de considerarlo también un amigo personal. Nos conocimos cuando yo era un becario postdoctoral en Harvard, con una oficina justo al final del pasillo de la suya, en 1978. Sin duda, era un gigante en el campo de la historia de la astronomía y, por supuesto, su conocimiento de Copérnico era legendario. Pero lo recuerdo especialmente como un hombre santo y gentil. Se extrañará su presencia; pero fuimos bendecidos de tenerlo entre nosotros.

La teoría que lo cambió todo

Owen Gingerich se convirtió en un experto en el trabajo del astrónomo y matemático católico Nicolás Copérnico, cuyo modelo heliocéntrico (centrado en el Sol) del cosmos se esbozó en su libro de 1543 De revolutionibus orbium coelestium (Sobre las revoluciones de las esferas celestes).

Antes de Copérnico, la mayoría de la gente creía que el Sol y otros cuerpos celestes giraban alrededor de la Tierra. La teoría de Copérnico revolucionaría nuestra comprensión del universo, aunque se necesitó la invención del telescopio y años de cuidadosa observación y controversia antes de que las ideas de Copérnico fueran reivindicadas.

Más de cuatrocientos años después, la mayoría de los estudiosos asumieron que De revolutionibus tenía poca influencia en el momento de su publicación. Cuando el escritor Arthur Koestler lo descartó como “el libro que nadie leyó”, Nicolas Gingerich realizó un intenso estudio de las ediciones originales de De revolutionibus. Su investigación demostró que el libro fue, de hecho, muy leído por los contemporáneos de Copérnico. Tanto los pensadores católicos como los protestantes estaban ansiosos por comprender el verdadero lugar de la Tierra en el orden cósmico.

¿Están la ciencia y la religión en conflicto?

Owen Gingerich dedicó gran parte de su vida posterior a dar charlas sobre el supuesto conflicto entre la ciencia y la religión. Insistió en que se trataba de dos métodos distintos, no opuestos, de entender la realidad, afirmando que “el gran tapiz de la ciencia se teje con la pregunta ¿cómo? cómo, sino las motivaciones del ‘Quién'”.

Los malentendidos entre los dos métodos surgieron cuando se aplicaron incorrectamente. Criticó a los que insistían en que los relatos de la creación en el Libro del Génesis debían tomarse literalmente. Por otro lado, llamó a los científicos a permanecer abiertos a las señales de que “existe un Creador superinteligente más allá y dentro del cosmos”.

Un diseño divino

En su libro El planeta de Dios, Gingerich concluye:

“… lo que hoy se acepta como ciencia suele estar teñido de creencias personales, incluidos nuestros sentimientos religiosos o antirreligiosos. Si alguien te dice que la evolución es atea, mantente en guardia. Si alguien afirma que la ciencia nos dice que estamos aquí por pura casualidad, tenga cuidado. Y si alguien declara que [los dos] magisterios no se superponen, simplemente sonría con aire de suficiencia y no lo crea”.

“No hay”, insistió Gingerich en otra parte, “ninguna contradicción entre tener una creencia firme en el diseño sobrenatural y ser un científico creativo”. Y continuó citando al científico al que había dedicado toda su vida a estudiar, Copérnico: “Tan vasta, sin lugar a dudas, es la Obra Divina del Todopoderoso Creador”.

Tags:
cienciareligión
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.