Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 22 junio |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Bajó un santo a escuchar la confesión de mi abuelo?

Mauricio-Romero-St-Jose-Isabel-Flores.jpeg

Courtesy of Mauricio Romero

El autor con una imagen del santo

Mauricio Romero - publicado el 19/05/23

San José Isabel Flores es uno de los 25 mártires mexicanos de la Guerra Cristera canonizados el 21 de mayo del año 2000 por el papa san Juan Pablo II. La siguiente historia familiar tiene que ver con él

Quiero compartir una historia sobre uno de los mártires de la guerra cristera y sobre algunos miembros de mi familia.

El 23 de enero del 2003, en el Hospital Civil de Guadalajara, Manuel Orozco, mi abuelo, necesitaba una cirugía a corazón abierto y quería recibir el sacramento de la reconciliación antes de tener la cirugía.

Algunos familiares que estaban con él trataban de contactar a su párroco pero no podían.

De pronto, un hombre joven vestido con bata blanca y mascarilla entró a la sala de espera.

Mi abuela, Amparo, lo saludó diciéndole: “Cómo está, doctor?”. El hombre le respondió: “No soy médico, soy sacerdote”. Luego se quitó la mascarilla y le dijo: “Vine a confesar a Manuel”.

Emoción, paz, libertad

Amparo se puso muy feliz y le besó la mano. Ella sintió una gran emoción inexplicable. Ella lo llevó a la habitación donde estaba Manuel y regresó a la sala de espera, donde se encontraban los otros familiares.

Cada persona que entraba o salía de la habitación de Manuel tenía que pasar por la sala de espera pero nunca vieron salir a nadie.

Mientras el sacerdote estaba confesando a Manuel, uno de los familiares que sí pudo contactar al párroco llamó por teléfono a mi tío Julián Orozco, hijo de Manuel y Amparo, y le dijo que el párroco no podía ir.

Julián no había estado en la sala de espera, por lo que él no sabía que de hecho si había llegado un sacerdote.

Cuando Amparo entró a visitar a Manuel unas horas después, ella le preguntó: “¿Cómo te fue con el sacerdote?”.

Él le dijo, “¿Cuál sacerdote me mandaron? Me ha dejado con una inmensa paz. Me siento libre“.

¿Quién era ese sacerdote?

Más tarde esa noche, Manuel entró al quirófano para la cirugía de corazón. Mientras tanto, Julián platicaba con su mamá Amparo sobre el párroco que no pudo ir.

Todo ese tiempo, ella pensaba que el padre que había confesado a su esposo había sido ese párroco.

Ahora había cierta confusión sobre quién era el sacerdote con quien se había confesado Manuel.

Ellos preguntaron a los enfermeros para saber si había sido el capellán del hospital pero les dijeron que no había sido él. La cuestión se volvió más urgente.

Ellos realmente pensaron en el Padre José Isabel Flores como una posibilidad porque le tenían una gran devoción.

Y al darse cuenta de que este podría haber sido el caso, quedaron profundamente emocionados al punto de darse un abrazo.

Los milagros existen

Temprano a la mañana siguiente, después de una cirugía exitosa, Julián fue a la habitación de Manuel para averiguar quién había sido el sacerdote.

Le preguntó a su padre: “¿Te acuerdas del sacerdote que vino ayer?”. Manuel le respondió: “Sí, ¿cómo no me voy a acordar? Ah que padre!”.

Julián entonces le explicó la confusión que había respeto a la identidad del sacerdote. Julián le preguntó a su papá: “¿Piensas que fue el Padre José…?”.

Manuel solamente cerró sus ojos y, relajándose, suspiró profundamente. Manuel entonces se volteó a la enfermera y le preguntó: “¿Usted cree en los milagros?“. Ella le respondió, “Claro que sí”. Manuel siguió respirando profundamente…

Era san José Isabel Flores

Con el paso de los días, Manuel empezó a tener complicaciones. Sufrió una neumonía y falleció el 9 de febrero del 2003.

El funeral fue dos días después y, una vez sepultado Manuel, Amparo regresó a su casa para buscar una foto del Padre José Isabel Flores cuando era joven.

Mauricio-Romero-St-Jose-Isabel-Flores.jpeg
El autor con una imagen del santo

Cuando la encontró, ella supo que estaba viendo la misma cara que había visto dos semanas y media antes en el hospital. El sacerdote que había visitado a su esposo era verdaderamente san José Isabel Flores…

Este evento milagroso no es algo sorprendente porque se sabía que, durante su ministerio terrenal, san José Isabel Flores “se mortificaba y sacrificaba por sus fieles y no quería que alguien fuera a morir sin confesión…[1]

También él fue quien bautizó a Manuel, entonces era oportuno que fuera él quien le diera su último sacramento. ¡Este santo sacerdote verdaderamente ha tomado en serio su sacerdocio eterno!


[1]Congregatio Pro Causis Sanctorum, Sobre el S. De D. José Isabel Flores, Op. Cit., p. 311.

Tags:
confesioncristeromexicomilagrosacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.