Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 22 mayo |
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Sabías que la Madre Teresa tenía una “hermana espiritual”?

bidonville-calcultta

Shutterstock / travelwild

Un bidonville de Calcutta.

Aliénor Strentz - publicado el 16/05/23

Desconocida para la mayoría de la gente, jugó un papel decisivo en las Misioneras de la Caridad. Santa Teresa de Calcuta la consideraba su "hermana".

Nacida el 5 de mayo de 1913 en la burguesía católica belga, Jacqueline de Decker tuvo una infancia feliz y cómoda, rodeada de sus ocho hermanos y hermanas y tres sirvientes. Muy pronto sintió la llamada a ser misionera al servicio de los pobres. 

Llena de determinación, persiguió pragmáticamente su objetivo estudiando en la Universidad Católica de Lovaina, donde obtuvo diplomas en enfermería tropical y trabajo social.

La Segunda Guerra Mundial retrasó la realización de su sueño. Se alistó en un equipo de la Cruz Roja y participó activamente en la Resistencia belga

Pasó mucho tiempo ayudando a las víctimas de los bombardeos alemanes y a los soldados británicos fugitivos que intentaban regresar a Inglaterra.

 Cuando terminó la guerra, ayudó a liberar y cuidar a los supervivientes de los campos de concentración nazis de Belsen y Buchenwald. 

En 1946 recibió siete medallas de guerra… pero nunca olvidó su mayor anhelo: ir a la India en cuanto terminara la guerra.

El derrumbe de un sueño

Con la ayuda de la ProvidenciaJacqueline supo que el obispo de Madrás estaba pidiendo la ayuda de una enfermera para crear un centro médico-social. 

Y con el apoyo moral y económico de su padre espiritual jesuita, partió con entusiasmo hacia la India.

Pero nada más llegar a Bombay, recibió un telegrama anunciándole la muerte de su padre espiritual. Tuvo que renunciar a la creación del centro médico-social.

A pesar de la precaria situación en la que se encontraba, optó por quedarse en la India. 

Durante dos años, vivió una vida itinerante por todo el país. Vestida con un sari tradicional, viajó por los pueblos donde aportó su experiencia como enfermera y trabajadora social.

Jacqueline sintió que había encontrado su vida ideal, pero quería compartirla con otras mujeres. 

Un sacerdote jesuita le habló de una joven religiosa de Calcuta, sor Teresa, que como ella dedicaba su vida al servicio del pueblo indio, especialmente de los más pobres. 

Jacqueline se sintió llamada a unirse a esta hermana. Conoció a Sor Teresa en 1948. 

Ambas descubrieron con entusiasmo que compartían el mismo ideal y decidieron unir fuerzas para fundar una nueva comunidad de hermanas.

Fue entonces cuando Jacqueline se vio obstaculizada por las complicaciones de sus graves problemas de salud, que habían comenzado a los 17 años. Regresó de urgencia a Bélgica para ser tratada. 

En el barco de vuelta a casa, tuvo la terrible sensación de que nunca podría regresar a la India. 

Asaltada por la duda y la profunda convicción de que su vida no tenía sentido, pensó varias veces en tirarse por la borda.

La esperanza vuelve… con una carta

Jacqueline llegó a Amberes totalmente desesperada. Sus temores se justificaron cuando recibió un diagnóstico que cambiaría su destino para siempre: una rara enfermedad de la columna. 

Se sometió a 15 trasplantes, que vivió como un verdadero suplicio. Además los esfuerzos de los cirujanos no lograron evitar los peores efectos de su enfermedad. Permaneció discapacitada por el resto de su vida, prisionera en un corsé de yeso.

Llena de vitalidad y energía hasta ese momento, Jacqueline no podía entender esta prueba. Pasó una larga noche espiritual, sintiéndose rechazada por Dios. 

Escribió una desgarradora carta de despedida a su amiga en Calcuta: “Mi sueño de unirme a ustedes y regresar a la India acaba de extinguirse”. 

Teresa aún creía en la posible recuperación de su amiga y la animó a perseverar en la oración y la esperanza. 

Sin embargo, con el paso de los meses, tuvo que enfrentarse a los hechos: Jacqueline quedaría discapacitada de por vida y no podría cumplir su sueño de ser misionera en la India.

La mujer que mientras tanto se había convertido en “Madre Teresa” fue inspirada por el genio, o más bien por el Espíritu Santo. En 1952, escribió una carta a Jacqueline de Decker que literalmente cambió su vida

La invitó a unirse espiritualmente a las Misioneras de la Caridad, ofreciéndole sufrimientos y oraciones y participando así espiritualmente de sus méritos, oraciones y obras. 

Le pidió que se convirtiera en su “hermana espiritual” con su “cuerpo en Bélgica pero su alma en la India”.

Una cadena de amor

La carta de la Madre Teresa cambió radicalmente la vida de Jacqueline de Decker. 

La Madre Teresa le dijo que la necesitaba y que sus sufrimientos y oraciones ofrecidas con amor a Dios harían fructífero su trabajo en Calcuta. 

Jacqueline inmediatamente encontró un sentido a su vida al descubrir un valor positivo a su sufrimiento y su discapacidad.

Finalmente podría cumplir su gran sueño de ser misionera, pero desde una perspectiva completamente diferente a la muy activa y ocupada que había imaginado. Aceptó esta relación espiritual y respondió con fe a la carta de Madre Teresa:

El sufrimiento unido a la Pasión de Cristo se convierte en un don precioso. No busco una explicación a mi sufrimiento. He encontrado significado en ello”.

Se convirtió así en hermana espiritual de la Madre Teresa, ofreciendo su sufrimiento y oración día tras día para acompañar a la Madre Teresa en su trabajo diario en la India.

WEB2-CHARITY-NUNS-INDIA-shutterstock_1736354240.jpg
Misioneras de la Caridad

Shutterstock I Zvonimir Atlético

A partir de entonces, Jacqueline recuperó toda su energía y quiso compartir su nuevo ideal de vida con la mayor cantidad de personas posible

La Madre Teresa la animó a continuar esta asombrosa “cadena de amor” entre las personas discapacitadas o con enfermedades terminales y las Hermanas Misioneras de la Caridad, que trabajan de la mañana a la noche en las clínicas de lepra, dispensarios, orfanatos y centros de atención creados por la Madre Teresa a lo largo del mundo.

Durante 40 años, Jacqueline continuó esta inmensa tarea de hermanamiento espiritual hasta su muerte en 2009. 

Así nació una nueva rama de las Misioneras de la Caridad, los Colaboradores Enfermos y Sufrientes, que la Madre Teresa describió como el “verdadero motor espiritual” de la congregación 

La vida de Jacqueline de Decker es un magnífico testimonio de la misericordia y los planes insondables de Dios. 

Como Teresa de Lisieux, que nunca salió de su convento, Jacqueline experimentó que no se necesita ir a los confines de la tierra ni tener una salud robusta para ser misionera

En el atardecer de esta vida, nos revela San Juan de la Cruz, no seremos juzgados por la multitud o el carácter prodigioso de nuestras acciones, sino sólo por el Amor.

Tags:
enfermedadfraternidadhermanosmisionteresa de calcuta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.