Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 25 abril |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Repulsa internacional contra Ortega por su última medida contra los disidentes

ORTEGA

Jairo CAJINA / Nicaraguan Presidency / AFP

Jaime Septién - publicado el 20/02/23

Despojar de su nacionalidad a sacerdotes y disidentes de Nicaragua va contra el derecho internacional

La decisión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de despojar de su nacionalidad a obispos en el exilio, como el que fuera obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, sacerdotes como el padre Edwin Román, o escritores afamados, como Sergio Ramírez, ha sido calificada por la ONU como violatoria del derecho internacional.

Privación arbitraria

El organismo internacional a través del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) ha expresado su “profunda preocupación” por una serie de reformas legislativas. Le dieron luz verde al régimen sandinista – encabezado por Ortega y su esposa, Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua – para despojar a poco más de 300 disidentes de su ciudadanía.

De un plumazo – avalado por reformas legales impulsadas por él mismo y acatadas por el poder judicial a su servicio – Ortega ha decidido volver personas sin patria a quienes se han opuesto a su régimen dictatorial. Sobre todo después de su reelección el 7 de noviembre de 2021.

“Las recientes reformas legislativas en Nicaragua que permiten el despojamiento de la ciudadanía por motivos arbitrarios son contrarias a las obligaciones de Nicaragua en virtud del derecho internacional y regional de derechos humanos”, dijo la agencia de la ONU para los refugiados.

Y señaló un tema que a los dictadores de Latinoamérica parece no importarle nada: “El derecho internacional prohíbe la privación arbitraria de la nacionalidad, incluso por motivos raciales, étnicos, religiosos o políticos”. La justificación de Ortega es que todas esas personas despojadas de su nacionalidad son “traidores a la patria”.

Todos son “nicas”

En la sentencia en contra de los nicaragüenses deportados, firmada por el juez Ernesto Rodríguez, además de retirarles la nacionalidad e incautar sus bienes, también les inhabilitan para cargos públicos y les suprimen “todos sus derechos ciudadanos”.

De hecho, según lo consigna el periódico La Prensa, este viernes 17 de febrero, la policía de Nicaragua comenzó a allanar las casas de los exiliados y a tomar posesión de sus bienes, en una acción que rebasa todos los límites legales y procesales.

Las reacciones de quienes han sido tratados tan duramente por el régimen no se han hecho esperar. El sacerdote Edwin Román, nada más conocer la decisión dijo en el exilio: “Soy orgullosamente nicaragüense. Se equivocan los dictadores de Nicaragua, Rosario Murillo y Daniel Ortega, que me despojaron de mi nacionalidad con un vulgar escrito. Yo no entrego ni vendo la soberanía de mi país, ni a los rusos, ni a los chinos. ¡Volveré en libertad!”

Lo mismo han declarado los otros sacerdotes que han sido despojados de su nacionalidad: los padres Uriel Vallejos y Harving Padilla. El obispo Silvio José Báez expresó en un Tweet: “¡Dios de la vida y de la liberación! Te doy gracias por ser nicaragüense, un orgullo que nadie jamás podrá arrebatarme. Te pido que nos guíes en el camino hacia la liberación de nuestro país, en donde el pueblo es oprimido y tu santa Iglesia perseguida. Por Cristo, Nuestro Señor”.

Odio y venganza

En su momento, el escritor Sergio Ramírez, también en el exilio, dijo: “Nicaragua es lo que soy y todo lo que tengo, y que nunca voy a dejar de ser, ni dejar de tener. Mi memoria y mis recuerdos, mi lengua y mi escritura, mi lucha por su libertad por la que he empeñado mi palabra. Mientras más Nicaragua me quitan, más Nicaragua tengo”.

Por su parte el periodista Carlos Fernando Chamorro – director de un medio en el exilio, El Confidencial – expresó: “Todas estas acciones delictivas, el despojo de la nacionalidad, la imposición de penas a perpetuidad y la confiscación de bienes, están prohibidas de forma taxativa por la Constitución de la República. Ortega y Murillo reafirman que desde hace muchos años Nicaragua dejó de ser una sociedad regida por la ley y la Constitución. Sino en la que impera la ley de la venganza y el odio”.

ACNUR subrayó explícitamente que “el ejercicio de los derechos fundamentales, incluida la libertad de expresión, la libertad de reunión u otros derechos asociados con las opiniones políticas de una persona, nunca puede justificar la privación de la nacionalidad”.

Finalmente, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, explicó, a través de su portavoz Stephane Dujarric que en este caso “vale la pena recordar que la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece que todos tienen derecho a una nacionalidad y que nadie debe ser privado de ella arbitrariamente”.

Tags:
cristianos perseguidosderechos humanosinmigrantesnicaragua
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.