Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 30 noviembre |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

¿Eres «móvil dependiente»?

000_32KL7Q8-1.jpg

AFP

Le pape François et Tim Cook, PDG d'Apple, le 3 octobre 2022.

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 04/10/22

3 claves, inspiradas en el Papa Francisco, para discernir si dedicamos demasiado tiempo a nuestro smartphone

El papa Francisco crítico de la tecnología y de los teléfonos celulares recibió, por segunda vez, a Tim Cook, jefe de Apple, quien también admite: «Descubrí que estaba pasando mucho más tiempo del que debería» con el smartphone.

El uso excesivo de teléfonos inteligentes está relacionado con la depresión, los accidentes e incluso problemas en las relaciones y en la comunicación entre padres e hijos y, en las familias, en general. 

El mismo Tim Cook, en una ocasión, declaró a CNN que descubrió que usaba demasiado tiempo su smartphone a través de una aplicación disponible en IPhone (04.06.2022). 

Francisco también ha pedido varias veces que los fieles limiten su uso de teléfonos móviles por ejemplo en la misa (le molesta que haya hasta obispos que hacen directos en las funciones o selfies) y den prioridad a la comunicación cara a cara. Probablemente en esto ha concordado con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, que visitó el Vaticano este lunes 3 de octubre de 2022. 

El Papa de 85 años no tiene un teléfono móvil personal. Sin embargo, el año pasado, interrumpió su audiencia general cuando un asistente le pasó un teléfono móvil y recibió una llamada urgente de un alto funcionario del Vaticano.

Ermitaños sociales

En el evento que reunió a mil jóvenes economistas y empresarios en Asís, Economy of Francisco,vimos al Papa aceptar ser protagonista de muchas selfies.

En otra ocasión, el Papa ha planteado su sorpresa de cuánto tiempo pasa la gente «esclavizada» en sus dispositivos y jocosamente se refería a los más chicos: Los jóvenes prefiere hacerse selfies conmigo y ya no me dan la mano

POPE FRANCIS

Asimismo, insta a los jóvenes a que no se vuelvan «ermitaños sociales», un riesgo que corren también los adultos usando sus celulares inteligentes. 

En un discurso reciente recomienda no aislarse en la propia habitación «como Peter Pan que no quiere crecer, o como los jóvenes hikikomori que tienen miedo de enfrentarse al mundo». Estos últimos, que se han convertido en un fenómeno social en Japón, se apartan voluntariamente de toda vida social. 

Francisco invita a los jóvenes del mundo a unirse en un «pacto global de belleza», argumentando que «no hay educación sin belleza» y sin relaciones afectivas y sentidas con los demás. (30.09.2022). 

¿Cuánto tiempo uso mi smartphone?

Según App Annie, pasamos 4 horas y 48 minutos al día en nuestros teléfonos móviles, un aumento del 30% respecto a las cifras anteriores a la pandemia de 2019.

En resumen, eso supondría una media de casi 35 horas a la semana,casi 150 horas al mes y casi 1.825 horas al año. Eso sería casi 76 días al año: más de 2 meses gastados, perdidos y dispersos en espacios digitales, en actividades no relacionadas con el trabajo. 

El periodista y divulgador cultural, Roberto Alborghetti, en su libro: (De) Generazione Digitale (Ed.Fantasy, 2022), afirma que especialmente los jóvenes son cada vez más adictos a la Red y a los dispositivos móviles. Por ello, visita las escuelas de Italia para sensibilizar a los jóvenes y a los profesores sobre este fenómeno en aumento.  

¿Eres «móvil dependiente»?

A continuación,  3 claves para discernir si dedicamos demasiado tiempo a nuestro smartphone

Nos preocupamos y nos agitamos por muchas cosas y hay necesidad de pocas o mejor de una sola (San Lucas 10, 38-42); buscar la trascendencia en el encuentro y en las relaciones con los demás: quién esté en frente de nosotros que se sienta único, especial y digno de ser escuchado, mirado a los ojos y acogido con una sonrisa.

La osadía de apagar el smartphone

  1. Apagar el smartphone en la mesa, darse una pausa más veces en el día, para estar en compañía de amigos, parientes, dedicar tiempo a los hijos o a la pareja. Discernir si el tiempo dedicado a la virtualidad y a las reuniones a distancia es superior a la calidad de vida y a la comunicación «cara a cara». 

No dejar descargada la batería del corazón

  1. Dejar a un lado el smartphone para alimentar el corazón, la mente y el cuerpo para escapar de la bulimia de información, entretenimiento o soledad auto infligida. El desplazamiento compulsivo (scroll) a menudo es síntoma de falta de atención, concentración y de falta de ubicación en la realidad de las tareas cotidianas, por ejemplo fatal en las distracciones al volante. Algo que crea ansia, estrés, depresión y hasta la muerte (la toma del selfie más arriesgado), según los expertos. ¿Qué hacer? Cerrar las pantallas para rezar, meditar, ejercitarse, trabajar y tomar una tasa de té o café en compañía. Cosas que podrían ser un camino corto hacia una vida menos dependiente de la tecnología y conectarse o engancharse al wifi de la historia de vida del otro, con su presente que late en su corazón, los ojos que brillan de ilusiones o metas y/o navegar en el fascinante mundo de la mente de un amigo o de alguien que piensa distinto o que te explica lo que sintió y aprendió leyendo su último libro.

Discernir si las pantallas me adsorben energía vital

  1. Discernir para plantearse soluciones a los problemas de dependencia tecnológica y hacernos revisar por ojos nuevos sobre la calidad de nuestras relaciones interpersonales: en principio pedir a nuestros amigos o parientes que nos observen para notar si tenemos fallas en este sentido. Por ejemplo si nuestra mirada está puesta en las pantallas por mucho tiempo en momentos de socialización y, cuando no es necesario al trabajo, al crecimiento personal. Preferir la tecnología que pasar tiempo al aire libre o en compañía; revisando cada segundo el WhatsApp, TikTok o jugando con nuestro celular. Hay estudios que demuestran que las personas que pasaban más tiempo utilizando las redes sociales eran menos felices. Dejar que ojos nuevos también nos cuestionen y podamos responder juntos: ¿Fingimos de estar, sin estar aquí (en el tiempo presente del encuentro con el otro? ¿Oímos, pero sin escuchar? ¿Miramos a los ojos durante una conversación? ¿Soy capaz de apartar voluntariamente mi atención de las pantallas para entrar en contacto con los demás por varios minutos u horas? ¿Cuánto tiempo dedico a las pantallas respecto a la reflexión personal, el ejercicio físico, el estudio de un idioma o en construir relaciones interpersonales? ¿Gasto más tiempo en las pantallas que jugando con mis hijos, conversando con mi esposa o esposo, paseando con mi novio (a), saliendo con amigos y/o dedicando tiempo para conocer a otras personas en mi camino? 
Tags:
dependencianuevas tecnologiaspapa franciscotelefonía celular
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.