Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 30 noviembre |
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco: Putin ponga fin a la Guerra, Zelensky negocie

WEB3-PUTIN-POPE-FRANCIS-Zelensky.jpg

Shutterstock | Aleteia | Shutterstock

Alvaro Real - publicado el 02/10/22

Duro llamamiento del Papa Francisco ante los últimos acontecimientos de la Guerra en Ucrania

La situación es grave, muy grave. Papa Francisco lo sabe y por eso quiso comenzar el Ángelus de este domingo hablando de la guerra de Ucrania. Un mensaje duro. Un llamamiento por la paz y dos destinatarios fundamentales: Putin, al que le dice que pare la guerra y Zelensky al que le pide que esté abierto a serias propuestas de paz.

Antes del rezo del Ángelus, Francisco se mostró muy triste y apenado ante «los ríos de sangre y lágrimas». Unas acciones que explicó «nunca se pueden justificar».

«Es angustiante» confesó el Papa, que pidió una vez más, «que callen las armas».

En su mensaje también sobrevoló el miedo a la guerra nuclear y la condena a la fuerte escalada militar del conflicto.

Deploró las anexiones, recomienda el respeto a la integridad territorial de cada país y volvió a repetir el dolor por las víctimas «sobre todo entre los niños».

Curso de la guerra es devastador

«El curso de la guerra en Ucrania se ha vuelto tan grave, devastador y amenazador que es motivo de gran preocupación. Por eso hoy quisiera dedicaros toda la reflexión antes del Ángelus. De hecho, esta herida terrible e inconcebible de la humanidad, en lugar de curarse a sí misma, continúa sangrando cada vez más, con el riesgo de ensancharse», comenzaba su texto Papa Francisco.

Continuaba su intervención:

“Estoy afligido por los ríos de sangre y lágrimas derramados en los últimos meses. Me entristecen las miles de víctimas, especialmente niños, y las numerosas destrucciones, que han dejado sin hogar a muchas personas y familias y amenazan con el frío y el hambre en vastos territorios. Ciertas acciones jamás podrán justificarse, ¡nunca!”.

«Es angustiante que el mundo esté aprendiendo la geografía de Ucrania a través de nombres como Bucha, Irpin, Mariupol, Izium, Zaporizhzhia y otros lugares, que se han convertido en lugares de sufrimiento y miedo indescriptibles».

«¿Y qué hay del hecho de que la humanidad se enfrenta una vez más a la amenaza atómica? Es absurdo…», dijo a medida que iba mostrando visiblemente su dolor ante la situación.

¿Qué queda por suceder?

«¿Cuánta sangre aún debe correr porque entendemos que la guerra nunca es una solución, sino solo la destrucción?», se preguntó Francisco.

«En nombre de Dios y en nombre del sentido de humanidad que habita en cada corazón, renuevo mi llamamiento para que se alcance un alto el fuego de inmediato.

Que se callen las armas y buscar las condiciones para iniciar negociaciones capaces de conducir a soluciones no impuestas por la fuerza, sino acordadas, justas, estables.

Y tal será si se funda en el respeto al valor sacrosanto de la vida humana, así como a la soberanía e integridad territorial de cada país, así como a los derechos de las minorías y preocupaciones legítimas».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.